Y, de hecho, fue 10 años antes

Y, de hecho, fue 10 años antes

#MeToo comenzó cuando Tarana Burke, una mujer negra, impulsó una campaña para dar voz a las víctimas

27 de noviembre 2018 , 08:16 p.m.

Hoy, casi todas las mujeres del mundo saben lo que es el famoso #MeToo, que acaba de cumplir algo más de un año. Y sí, todo comenzó por un tuit de Alyssa Milano que invitaba a las mujeres acosadas o agredidas sexualmente a denunciarlo bajo la etiqueta #MeToo.

Se abrió, entonces, una verdadera caja de Pandora a raíz de un artículo publicado en The New York Times en el que se destapaban las casi tres décadas de abusos sexuales de Harvey Weinstein, uno de los productores más conocidos y poderosos de Hollywood.

De alguna manera, nace una nueva ola del feminismo que se caracteriza esta vez por su dimensión global gracias a las redes sociales, que vuelve imparable la circulación de las ideas. Una nueva forma de compartir experiencias y de entender, esta vez de manera práctica y eficaz, que lo privado es político, como lo habían anunciado ya hace unas décadas las feministas de mi generación. Y habrá muchos #MeToo que se adapten a coyunturas e historias particulares de distintos países, aunque las formas de discriminación y de violencias sexuales o acosos son estructurales.

En fin, lo que quería contarles es algo que encontré en un artículo que me envió una amiga y cuenta que, en realidad, el #MeToo comenzó hace una década, cuando Tarana Burke, una mujer negra, activista, impulsó una campaña para dar voz a las víctimas de acoso sexual bajo la consigna Me too (Yo también).

Para Burke, el Me Too significaba una “conversación entre supervivientes”, como lo manifestó ella misma en una entrevista, y su intención era crear una comunidad y fomentar la sororidad: del ‘a mí también me ha pasado’ al ‘no estás sola’. Incluso, cuando se enteró del nuevo MeToo, en octubre del 2017, Tarana, en una entrevista al Times, dice que sintió “una sensación de temor, porque algo que formaba parte del trabajo de mi vida iba a ser elegido y utilizado para un propósito que originalmente no tenía esa intención”.

Hoy, Alyssa Milano reconoció públicamente a Burke como la fundadora de este movimiento, que, sumado a las informaciones posteriores de los medios de comunicación y a los miles de testimonios de víctimas a través de las redes sociales, ha destapado los abusos sexuales llevados a cabo por decenas de hombres conocidos en el mundo de la cultura, la política y los negocios en Estados Unidos.

Por cierto, Tarana Burke, quien nació en el Bronx de Nueva York, en 1973, ya antes de cumplir los 25 años había experimentado en su propia piel la violencia sexual machista hasta en tres ocasiones y nunca lo había denunciado, hasta que conoció el testimonio de una joven de 13 años que había sufrido abusos del novio de su madre. “No tuve una respuesta o una manera de ayudarla en ese momento, y ni siquiera podía decir ‘yo también’ ”, confesó la activista en una entrevista a The New York Times.

Burke, considerada hoy la líder del movimiento Me Too, ha insistido en varias ocasiones en que esta campaña no puede perder su esencia: acompañar y ayudar a las víctimas, y hacerles ver que no están solas. Fue declarada persona del año 2017 por la revista Time.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Sal de la rutina

Más de Florence Thomas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.