Secciones
Síguenos en:
Una respuesta a Mario Jursich

Una respuesta a Mario Jursich

Cuando el feminismo colombiano nace tenía prioridades e, incluso, más que prioridades, urgencias.

Sí, Mario, es una deuda de todos, y no solo de las feministas. Sin embargo, y en primer lugar, quiero agradecer esta columna tuya (revista Arcadia n.° 162) que, de parte de un hombre ilustrado como tú, no nos agrede y reconoce nuestra vehemencia como deseable y necesaria en esta jungla patriarcal. Qué diferencia con la decrepitud misógina de los nadaístas, que nos piden reiteradamente calmarnos y bajar la voz. En fin, tu crítica no se ubica allí, sino en el “desbalance”, cuando afirmas que el feminismo colombiano se ha quedado corto en términos investigativos, y muy particularmente en el reconocimiento del trabajo de múltiples mujeres que nos precedieron y siguen, muchas de ellas, en la sombra. Claro, con excepción, por supuesto, de Soledad Acosta de Samper, María Cano, Esmeralda Arboleda o Marvel Moreno, entre otras que las feministas han rescatado e investigado.

Y, sí, probablemente tienes razón, pero, como tú mismo lo dices, esto es una deuda de todos y no solo de las feministas o del feminismo. De hecho, podría devolverte la pregunta: ¿será que a ustedes los hombres, historiadores, sociólogos, periodistas, entre otros, no les interesa la vida de estas mujeres valientes y apasionantes que tú citas en la columna?

No veo por qué es una tarea exclusiva de las feministas reconstruir las tertulias literarias de las espiritistas María Antonia Cano y Mariana Madiedo

Además, te quisiera contar que, cuando dices que te parece que el feminismo colombiano se ha quedado corto en términos investigativos, creo que te equivocas, pues (y sin olvidar que las feministas colombianas no somos aún muchas) te cuento que, mal contadas, existen unas 50 investigaciones reconocidas en el mundo académico colombiano e, incluso, latinoamericano, además de múltiples tesis de maestría de varias universidades públicas y privadas.

De verdad no veo por qué es una tarea exclusiva de las feministas reconstruir las tertulias literarias de las espiritistas María Antonia Cano y Mariana Madiedo, que por cierto no conocía. Ahora, Mario, no olvides que no hace mucho pudimos tener este cuarto propio recomendado por la gran Virginia Woolf, que nos permitió leer y escribir en el silencio, lejos de las tareas que una cultura ferozmente patriarcal nos había asignado. Transgredir ese deber ser femenino tuvo un costo que ustedes los hombres ni se imaginan.

Finalmente, no puedes olvidar que cuando el feminismo colombiano nace, hace algo más de cincuenta años, tenía prioridades e, incluso, más que prioridades, urgencias: empezar a fisurar, a agrietar este muro patriarcal que no nos dejaba respirar; digerir lo que nos enseñó magistralmente Simone de Beauvoir, nuestra madre simbólica; afianzar esta nueva mirada sobre el mundo desde un enfoque de género y responder a los estragos del conflicto armado, que, de alguna manera, nos invadió con el desplazamiento que afectaba principalmente a las mujeres, y empezar a hablar de violencias contra las mujeres, de feminicidios y de esta infame y perversa apropiación de nuestros cuerpos.

Esto no se hizo sin investigación, te lo puedo asegurar. Probablemente, estas urgencias a las cuales teníamos que responder nos dejaban poco tiempo para grandes investigaciones históricas. Te cuento que las principales críticas que recibió el grupo Mujer y Sociedad, de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional, cuando se creó (hace más de 30 años) fueron de los sociólogos y filósofos de la universidad. Con eso te digo todo.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.