¿Recordaremos las muertes del covid?

¿Recordaremos las muertes del covid?

Me pregunto esto y no puedo dejar de mirar el espejo retrovisor de otro virus: el sida.

15 de septiembre 2020 , 09:25 p. m.

¿Recordaremos los muertos del covid en unos años? ¿Sabremos explicar a las nuevas generaciones las razones por las cuales tantas personas murieron, a veces en la más absoluta soledad? ¿Seremos capaces de construir un relato coherente sobre esta enfermedad, en un mundo moderno, tecnológico y tan confiado en los avances de la ciencia?

Me pregunto esto y no puedo dejar de mirar el espejo retrovisor de otro virus: el sida. No fue hace mucho, y lo recuerdo perfectamente, que algunas revistas nos contaron los cinco primeros casos, en Atlanta, de hombres que parecían afectados por un mal misterioso que alteraba su inmunidad y presentaba síntomas atípicos.

Entre esos primeros casos y el mundo de hoy, 32 millones de personas han muerto por HIV. Casi treinta veces los muertos por covid. Me parece hoy importante recordarlo porque ninguna enfermedad como esta logró construir un relato de la memoria tan fuerte para los miles de personas que murieron cuando aún los retrovirales no existían. Y creo que, a pesar de las grandes diferencias epidemiológicas de las dos pandemias, nos podría servir de ejemplo.

Primero, nunca olvidemos que el sida fue estigmatizado como ninguna otra enfermedad en la historia contemporánea. La connotación sexual fue utilizada perversamente con fines morales, religiosos y políticos. Y, dado que al inicio los contagios se centraron en homosexuales, el asunto fue instrumentalizado perversamente por aquellos que pensaban que solo era asunto de “pervertidos decadentes” o “invertidos”. Sin embargo, entre los 90 y el nuevo milenio, una gran diversidad de organizaciones empezaron a construir una memoria de las personas que desaparecían. Los memoriales relataban la vida de hombres y mujeres y su increíble energía para combatir la enfermedad y el estigma social. Claro, también tenía que ver con el hecho de que muchos de esos muertos, sobre todo en los países desarrollados, venían del mundo artístico, intelectual, universitario y de las profesiones liberales. Eso hizo que muchos países perdieran la piel cultural de una generación completa.

Solo para hablar de Colombia, recordaré a los pintores Lorenzo Jaramillo y Luis Caballero, el dramaturgo Antonio Corrales o el escritor Fernando Molano, entre muchos otros. Cité solo cuatro de miles de hombres y mujeres que murieron muy temprano, sin tratamientos efectivos y muchas veces estigmatizados. ¿No sería necesario construir memorias de esa generación, sobre todo ahora, cuando se puede tratar el sida? Y pregunto esto porque me ha sorprendido el carácter tan anónimo de las personas que han muerto por covid-19.

Con muy pocas excepciones (un político, un comediante, el primer caso, etc.), no conocemos las historias de las personas que mueren diariamente. No tienen rostro. No parecen tener historia. Son pura estadística, vidas transparentes. Un hombre que atendía una carnicería. Una jubilada que vivía en el campo. Un obrero que fue apartado de una obra, sin indemnización. Una maestra de matemáticas. Un conductor de ambulancia.

Quizás deberíamos empezar a construir desde ya esta memoria para el covid-19, sin esperar que pase una generación completa. Y es que si me remití a la generación sida, es porque recordar o evocar el pasado nos permite a veces relativizar el presente o por lo menos otorgarle una justa medida. Claro, no es la cura de la enfermedad, pero es un justo homenaje a las y los caídos en estos tiempos tan sombríos.

Florence Thomas
Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.