No se nace mujer, se hace mujer

No se nace mujer, se hace mujer

La biología no justifica los viejos estereotipos que siguen marcando nuestro acontecer.

23 de julio 2019 , 07:00 p.m.

Esta pequeña frase de la gran Simone de Beauvoir (1908-1986) tiene 70 años y se volvería muy rápidamente emblemática de las feministas, por lo menos de las feministas de mi generación. Una frase que nos iba a cambiar la vida y, aún hoy, sigue generando debates, pues para mucha gente, grupos religiosos e ideólogos de la extrema derecha, uno nace mujer y punto. La biología, la naturaleza nos determina. Nacer mujer es nuestro destino. Y hoy sabemos que si bien se nace mujer, son la historia y la cultura las que construyen nuestra feminidad, nuestra identidad y nuestra manera de ser mujer. Simone de Beauvoir nos permitió empezar a pensar que era posible, por consiguiente, transformar las condiciones de nuestra opresión. Después de Virginia Woolf, que nos entregó este imprescindible cuarto propio para pensar, escribir y alejarse del ruido de la domesticidad como vía para empezar a existir, Simone de Beauvoir nos permitió repensar el capítulo de la identidad, de la autonomía y del papel de la cultura en nuestro devenir mujer. Dos mujeres emblemáticas para el grupo Mujer y Sociedad, dos mujeres que reconocemos como madres simbólicas, dos mujeres que nos entregaron una herencia que ninguna feminista puede hoy, creo yo, rechazar.

Simone de Beauvoir y su goce del afuera. Ella nunca extrañó el adentro, debatía y escribía en los cafés, vivía la noche, recorrió las calles de muchas ciudades, y muy particularmente las calles de París, acompañada del filósofo Jean-Paul Sartre, respirando los dos este ambiente de existencialismo que reinaba en la década de los años 60 en Francia. Beauvoir y Sartre nunca tuvieron un espacio común y siempre prefirieron los espacios anónimos y abiertos. Y en su encuentro amoroso e intelectual, construyeron los dos un pacto que jamás se iba a romper, a pesar de no significar exclusividad. Simone así reinventó la vida de millones de mujeres.

Simone de Beauvoir tuvo el coraje de enfrentarse a un tenaz muro patriarcal que nos quería y nos necesitaba como Dios manda

Y una se hace mujer con la certidumbre de que la biología, si bien sabemos y hemos reconocido que tiene algún papel, no justifica los viejos estereotipos que siguen marcando nuestro acontecer. Incluso grandes filósofos hombres (insisto, hombres) lo reconocieron hace ya muchas décadas. Cuando hablaba de las mujeres, Cioran narraba una larga historia de esclavitud, Michel Foucault se refería al disciplinamiento, silenciamiento y control, y Pierre Bourdieu hablaba de dominación, por citar solo estos tres. Igualmente, historiadores y antropólogos de la época reconocieron que la cultura y la historia de cada uno, de cada una, son los grandes determinantes de nuestras vivencias. Y, sí, una se hace mujer confrontando los dictados y mandatos de su época, resistiendo ante la imagen de una mujer madre, milagro de vida, bastión doméstico, y fisurando profundamente los cimientos de una identidad femenina constreñida en los moldes de la cultura patriarcal.

Simone de Beauvoir sería hoy, muy seguramente, una figura apasionada en los actuales debates relativos al género. Por cierto, recibió críticas de mucha gente, feministas o no feministas, quienes se olvidan de que El segundo sexo fue publicado en 1949, hace 70 años, y de que su autora tendría hoy 111 años. Simone de Beauvoir tuvo el coraje de enfrentarse a un tenaz muro patriarcal que nos quería y nos necesitaba como Dios manda.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.