Las izquierdas y el feminismo

Las izquierdas y el feminismo

Triste, muy triste constatar que izquierda y derecha se asemejan cuando se habla de feminismo.

06 de agosto 2019 , 07:22 p.m.

No, no haré una columna en contra de Petro. No. Haré una columna contra la izquierda o, más exactamente, las izquierdas y el feminismo, que podríamos nombrar también como las izquierdas y su extraña mirada de recelo sobre los movimientos feministas. No lo logran; hacen algunos esfuerzos, pero no lo logran. Petro verá si se siente aludido. Somos más de la mitad del mundo y, en Colombia, el 51 por ciento de la población, pero nuestras reivindicaciones nunca logran ser un propósito nacional.

Como lo dije hace algunos días en otra columna, somos ‘vices’, somos segundo sexo, somos las otras, somos ‘sub’, seguimos soportando y manteniendo este mundo y aguantando violencias inauditas y absurdas, familiares y públicas, cuando no son feminicidios, que actualmente son cotidianos.

Y, ¿qué dicen las izquierdas? ¿Qué dice la Colombia Humana cuando se olvida de que el feminismo es quizás uno de los últimos humanismos que nos queda en este pobre mundo? Mis lectores y lectoras sabrán a qué hecho me refiero en estos días.

Triste, muy triste constatar que izquierda y derecha se asemejan cuando se habla de feminismo. Satanizar el feminismo se ha vuelto una costumbre, claro está, de manera más solapada y sutil cuando son las izquierdas, como si supieran en el fondo que están cometiendo unas enormes estupideces; pero qué le vamos a hacer, ¡los genes mandan!

¿Qué dice la Colombia Humana cuando se olvida de que el feminismo es quizás uno de los últimos humanismos que nos queda en este pobre mundo?

Dicho de otra manera: está el patriarcado anclado en sus fibras más ancestrales. Con la derecha, en general, es directo, sin pizca de mala conciencia; van derecho al blanco, y tan derecho que a veces llegan hasta a nombrarnos feminazis.

En fin, nos hemos acostumbrado, lo que no significa que nos hemos resignado. Seguiremos denunciando todas las violencias hacia esta mitad del cielo que son las mujeres. Y hoy, en el contexto de esta contienda electoral, denunciamos violencias políticas, y lo haremos cada vez que nos releguen a un segundo plano, cada vez que nos traten de callar, cada vez que nos pidan amablemente aceptar un segundo plano en listas, cada vez que nos digan ‘pero no te ofusques’. Y, sí, a veces nos toca ofuscarnos.

Por cierto, hace años que perdí mi ingenuidad y mi inocencia con estas violencias políticas, pero sobre todo simbólicas, pues antes de hacerme feminista compartí en la Universidad Nacional algunos de los propósitos y reclamos de grupos de izquierda.
Fue entonces cuando entendí que el feminismo era una apuesta que me permitiría sobrevivir a este machismo incrustado en los genes de las izquierdas
, y se convirtió en un proyecto ético-político más sólido para este mundo y este país que se había contentado de tener madres en lugar de mujeres, es decir, en lugar de sujetas sociales de derechos.

Gabriel García Márquez, en los albores del año 2000, recordaba que la hegemonía masculina había dilapidado una oportunidad de diez mil años santificando unas ideologías todas absurdas y abominables.

También, y en estos mismos albores, se decía que el siglo XXI será femenino o no será. Pues, parece que no será porque si no nos decidimos a aumentar el número de mujeres en el poder (del poder político, claro está), es decir, aumentar su participación en los grandes debates del mundo actual, pues este siglo perecería; de esto estoy convencida.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.