Las horas silenciosas

Las horas silenciosas

Para nosotras, este confinamiento es un triste retorno a algo que hace parte de nuestra historia.

26 de mayo 2020 , 07:43 p.m.

Angela Merkel, la canciller de Alemania, dijo en una de sus intervenciones públicas que para alguien como ella, que tuvo que luchar mucho para ganar derechos, como viajar y desplazarse, tomar la decisión de restringir la vida pública había sido una de las decisiones más difíciles de su vida.

Y, sí, creo que ella como mujer interpreta bastante bien lo que todas sentimos a la hora del confinamiento. Es cierto que este aislamiento puede ser duro también para los hombres, pues de alguna manera, en su larga historia, es la primera vez que descubren el encierro doméstico obligado.

Esperemos así que en este tiempo muchos hayan podido reflexionar sobre lo que llamamos hoy la economía del cuidado, que no es ninguna invención de las feministas, sino una dura realidad que no conoce domingos y se resume en tareas de limpieza, de cuidado del mundo y en un olor a sábanas limpias que devela un encierro forzoso asumido desde hace siglos por la gran mayoría de las mujeres.

Y, una vez más y de alguna manera gracias a este extraño virus, me parece interesante volver a la historia de las mujeres, una historia incomparable a la de los hombres, que siempre han habitado el mundo desde el afuera, desde lo público, desde una incomprensible ceguera relativa al otro, quiero decir a la otra, a las otras, a todas estas mujeres que les hacen siempre la vida más soportable. Durante siglos, los hombres pudieron llegar tranquilos a la casa. Alguien los esperaba. Mientras la vida de las mujeres era prácticamente inaccesible porque era silenciosa, interior e invisible, sin discursos, pues casi nada subsiste a la muy escasa escritura femenina.

Los hombres eran (y son aún) visibles, los hombres hablaron, escribieron y llenaron el afuera y los espacios públicos, ricos o pobres. Habitaban el mundo mientras las mujeres, confinadas, tenían que aprender el silencio y resistir estas largas horas silenciosas. Y probablemente, como nos lo dicen los historiadores de la vida privada, se supo más de las mujeres por lo que callaban.

Claro, me van a decir que han existido a lo largo de los siglos grandes mujeres: yo lo sé, existieron las María de Magdala, las Christine de Pizan o las Eloísa, entre centenares, quizás miles de otras. Sí, lo sé. Además, todas descubiertas desde hace poco, y en gran parte gracias a historiadoras curiosas y feministas.

Cuento esto quizás para dar cuenta de este extraño sentimiento que me habita hoy en estas horas silenciosas que estoy viviendo. Quizás explica mi impaciencia por volver a salir, por volver a habitar el mundo con la convicción de que en una democracia–y lo decía también Angela Merkel– jamás deberían dictarse restricciones de este tipo, aun cuando son hoy imprescindibles para salvar vidas, y lo entiendo. Solo trato de explicarme a mí misma este malestar de un confinamiento obligado.

Claro, sabemos también, y esto es reconfortante, que las mujeres siempre supieron encontrar lugares de resistencia y sitios de encuentros entre ellas, es decir, pequeños simulacros de vida pública. Era (y lo es todavía) su única manera de no desaparecer. En fin, creo que cada una está viviendo estas horas silenciosas de confinamiento desde su propia historia. No podría ser de otra manera. Y lo que quería señalar hoy es que los confinamientos de hombres y mujeres son incomparables. Para los hombres es una experiencia novedosa, para nosotras es un triste retorno a algo que hace parte de nuestra historia.

Florence Thomas
Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.