La irremplazable y necesaria conversación

La irremplazable y necesaria conversación

Es una paradoja: nunca nos habíamos comunicado tanto y nunca nos habíamos sentido tan solas.

09 de julio 2019 , 07:00 p.m.

Comunicar no es conversar, lo sabemos. Y sabemos también que hoy nunca nos habíamos comunicado tanto: millones de e-mails, miles y miles de tuits, fotos, emoticones son intercambiados cada día; una, dos o tres horas diarias de comunicaciones de los usuarios de celulares, sin hablar de los que también tienen tabletas. Sí, nos comunicamos, y seguro esto tiene algo bueno. Pero hoy me pregunto dónde queda nuestra necesidad de hablar, de conversar, de estas irremplazables virtudes de la conversación, de la comunicación en directo con el otro, con la otra. Esta extraña búsqueda del otro a través de su mirada, del tono de su voz, de la proximidad de su cuerpo y de sus gestos, esta gestualidad que nos une y que tiene algo de irremplazable.

Y probablemente es una de las paradojas de nuestro tiempo: nunca nos habíamos comunicado tanto y nunca nos habíamos sentido tan solos, y quizás sobre todo, tan solas y tan necesitadas de conversar y de encuentros físicos para hablar. ¿Será que es algo muy femenino? Sin olvidar que habla una mujer de más de 70 años. Y sí, es probable que después de siglos de silencios culturalmente obligados, de conversaciones reprimidas, sentimos que cuando ya empezábamos a tener voz, cuando por fin se inicia una tímida escucha de los hombres, aparecen estas tecnologías que apagan voces y eliminan esta extraña coreografía entre dos o varias personas que conversan.

Y esto no significa que no estemos de lleno en esta manera de conectarnos virtualmente con el mundo. Nos metimos, tocó meternos, pero sabemos y sentimos que nos hace falta algo. Lo que algunos filósofos llaman hoy las irremplazables virtudes de la conversación. Y que quede claro: con estas extrañas tecnologías de las comunicaciones podemos debatir e incluso dialogar, pero nunca conversar.

Parecería que hoy día existe, sobre todo en las nuevas generaciones, una especie de enfermedad que consiste en una dificultad para iniciar un diálogo o una conversación

Afortunadamente, a lo largo de los siglos, aprendimos también a resistir y a encontrar lugares para reunirnos, para nutrir la amistad que necesita más el encuentro físico que el encuentro virtual.

¿Sabían que desde hace unos años, en París y también en otras ciudades como Londres o Tokio, se crearon festivales para la conversación destinados a que no nos olvidemos de que solo cuando conversamos escuchamos verdaderamente al otro, a la otra? Es que la verdadera conversación necesita atención al interlocutor, muy lejana de esta posibilidad de teclear mensajes que no significan obligatoriamente respuestas, evitando así la necesaria confrontación con el otro.

Un espacio irremplazable y precioso de humanización, como lo define el ensayista Emmanuel Godo, cuyo libro se llama La conversación, una utopía de lo efímero. Parecería que hoy día existe, sobre todo en las nuevas generaciones, una especie de enfermedad que consiste en una dificultad para iniciar un diálogo o una conversación que lleva a una carencia comunicacional en las familias.

Cuántas veces en un restaurante he sido testigo de una pareja en silencio o más exactamente cada uno comunicándose por medio de su teléfono móvil. No sé, probablemente no es el fin del mundo, pero es el fin de mi mundo. De este mundo cuando solo existía este extraño aparato negro con disco que solo usábamos cuando necesitábamos comunicarnos. Ahora no terminaré este escrito diciendo que todo tiempo pasado fue mejor. Solo que en esos tiempos sabíamos conversar y ahora sabemos comunicar. Y las mujeres somos aún conversadoras.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Sal de la rutina

Más de Florence Thomas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.