Secciones
Síguenos en:
El covid no existe

El covid no existe

Me resulta muy intrigante que el discurso científico no sea comprendido, ni siquiera mínimamente.

21 de julio 2021 , 01:27 a. m.

Regreso de Honda a Bogotá con unas amigas. En la muy frecuente manía colombiana, el taxi reservado hace días nos cancela sin explicación alguna. Como buena francesa me pongo furiosa, pero no hay nada que hacer. Es festivo. Imposible devolvernos en otro taxi, todos han sido reservados. Maletas en mano, nos dirigimos entonces al terminal de transporte, donde, luego del consabido momento del regateo por el precio del pasaje, conseguimos tres puestos en un bus de regreso a Bogotá.

Primera sorpresa: cuatro jóvenes, muy bulliciosos y algo alicorados, no traen tapabocas; ni en el cuello siquiera. Literal, no traen tapabocas. Lo bueno es que están lejos de nosotras, y trato de calmar mi inquietud pensando que el aire polar al que recurrentemente se someten quienes se enfrentan a un viaje en Thermo King puede vencer cualquier tipo de virus en la faz de la tierra. Pero la cosa empeora.

Un vendedor de empanadas se sube en Guaduas y literalmente medio bus, es decir, unas 16 personas, comen empanadas retirándose el tapabocas por lo menos unos diez minutos. Otro asunto me llamó la atención desde el comienzo del trayecto: el asistente del conductor, que llevaba corbata (piensen en el calor de Honda), nunca se puso un tapabocas. Varias veces inspeccionó el bus contando pasajeros. Le llamé la atención, y siempre me decía: ‘Ya me lo pongo’. Obvio, nunca se lo puso.

Luego de cinco horas de trayecto, solo unos pocos pasajeros conservan el tapabocas a nuestra llegada a Bogotá. Mis amigas y yo nos bajamos del bus básicamente convencidas de nuestro contagio confirmado. Es como si el covid no existiera. Como si entre esos 40 pasajeros, algunos familiares, amigos o amigas no hubieran enfermado o muerto a causa del virus.

He pensado muchas hipótesis. La primera es el evidente fracaso de la incidencia de los debates científicos en Colombia. Me resulta muy intrigante que el discurso científico no sea comprendido, ni siquiera mínimamente. Había muchos viejos en ese bus y fueron los primeros en descolgar su tapabocas.

Lo segundo es la pérdida completa de consideración por los otros y las otras. Supongamos que la mitad de las personas de ese bus ya se infectaron y sobrevivieron al covid. Pero ¿y la otra mitad? Y, por último, la idea de que el covid es una maldición de origen sobrenatural. “Dios proveerá”, me dijo una señora de unos sesenta años a la que le sugerí si no consideraba oportuno ponerse el tapabocas, pues compartía puesto con una de mis amigas.

Durante las interminables horas que pasé en ese bus me acordé de un viaje que hice con mi exmarido hace muchos años a La Guajira. Los buses eran mucho menos sofisticados, y muchas carreteras eran puro polvo, pero, aun a riesgo de caer en las trampas caritativas de la nostalgia, la Colombia de ese entonces se me adivinaba como un país tejido por un vínculo social muy intenso, lleno de tensiones, sin duda, pero tal vez más empático y con un proyecto de futuro más evidente.

Este último viaje, en cambio, me dejo muy pesimista sobre los rituales ciudadanos de la vida en común, reafirmando mi profundo escepticismo ante una sociedad a la que le cuesta profundamente pensar en el cuidado colectivo. Pienso entonces que los picos de esta macabra enfermedad están anclados en nuestra cultura. Y que, en ese sentido, la lucha contra el virus al final es tal vez un combate inútil si no atendemos a conversaciones más profundas de lo que nos imaginamos y queremos ser como sociedad.

FLORENCE THOMAS
Coordinadora del Grupo Mujer y Sociedad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.