¿Cambiar el discurso?

¿Cambiar el discurso?

Si seguimos con este viejo deber ser de la mujer, no vamos a lograr cambiar radicalmente las cosas.

16 de abril 2019 , 07:00 p.m.

Es lo que muchos, e incluso muchas, nos dicen: es tiempo de cambiar el discurso del feminismo, es tiempo de pasar a otra cosa y de renovar sus propósitos, etc. Para responder a esto diría que el feminismo no es un discurso, es una apuesta profundamente ético-política, una apuesta emancipatoria, enfocada en los derechos, en la equidad, y que tiene dimensiones culturales, subjetivas y económicas. Y este discurso, como lo llaman, no debe cambiar, no puede cambiar. Es lógico que haya distintas maneras de trabajar esta apuesta y distintos momentos correspondientes a coyunturas particulares que a veces se reconocen o se nombran como las olas del feminismo, además de distintas metodologías para dar respuesta a esta apuesta del feminismo, y aun diría que es necesario porque no pretendemos que todas sus actuales vertientes trabajen de la misma manera y tengan el mismo lenguaje. Pero la apuesta sigue siendo la misma. Por lo menos, lo creo y lo espero.

Si seguimos pensando que es algo natural y normal que las mujeres trabajen sin remuneración el doble de los hombres en actividades de cuidado de los otros, no lograremos cerrar viejas brechas.

Ahora, es posible que para seguir avanzando, y visto lo que ya lograron las mujeres desde hace casi un siglo (y, de hecho, desde hace muchos siglos, todas estas feministas antes del feminismo), como el acceso a la ciudadanía y a la educación, al empoderamiento y la recuperación parcial de su cuerpo, entre otras conquistas, haya que abordar nuevas agendas, como lo recomienda Cecilia López en uno de sus artículos recientemente publicado en EL TIEMPO.

Ella nos muestra que si seguimos con este viejo deber ser de la mujer, impuesto por una cultura profundamente patriarcal, no vamos a lograr cambiar radicalmente las cosas. Si seguimos pensando que es algo natural y normal que las mujeres trabajen sin remuneración el doble de los hombres en actividades de cuidado de los otros, de las otras, de la vida cotidiana, haciendo la vida soportable y posible para todos y todas, no lograremos cerrar viejas brechas. Se trata de entender hoy que las mujeres, con estas múltiples actividades no remuneradas, sostienen el mundo. Muchos dirán que exageramos, pero vale la pena pensarlo un rato. Sin ellas, sin sus actividades de cuidado, el mundo dejaría de funcionar. Pequeños avances sostenidos por frágiles políticas públicas siempre podrán producirse, pero si no analizamos más a fondo dónde se ubican los frenos en estos tiempos de capitalismo neoliberal, habría que esperar, por lo menos, un siglo más para que podamos hablar de derechos y equidad entre hombres y mujeres. Y quizás el gran desafío está ahí: repensar la economía, es decir, repensar este trabajo no remunerado de las mujeres como una actividad económica que genera enormes lucros para el Estado (aproximadamente 20 por ciento del PIB, según economistas sensibles al género) y que, por tanto, este debería asumir parte de la responsabilidad. Por supuesto, esta responsabilidad debe redistribuirse también entre todos los miembros de la familia. Mientras esto no se entienda, no habrá posibilidad para las mujeres de emanciparse, de cambiar de estatus, de tener tiempo para ellas ni de cerrar la brecha y avanzar hacia la equidad.

Otra cosa que nos critican a menudo es estar siempre entre nosotras, debatir entre nosotras y no abrirnos a los hombres. Sobre este tema tendría mucho que contar, pero, como no lo podré hacer hoy por cuestión de espacio, preguntaría solamente esto: ¿están listos los hombres para debatir seriamente con nosotras? ¿Lo están? No estoy segura. Que nos lo digan ellos.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.