A los jóvenes en la política

A los jóvenes en la política

Los retos que enfrentarán los candidatos primíparos serán inmensos y profundamente difíciles.

16 de mayo 2019 , 07:00 p.m.

Con la llegada de la temporada electoral, uno de los capítulos más esperanzadores en medio de la difícil arena de la política, donde abundan más los escándalos que las razones de esperanza, es la llegada de nuevos actores: los candidatos primíparos.

Llegar a la política sin ser heredero de algún líder —nacional o territorial— o sin contar con un presupuesto caudaloso no es una tarea fácil. Quienes buscan lograrlo deben, antes, tocar puertas incansablemente hasta conseguir enrolarse en el mundo de los partidos, encontrar el apoyo de líderes reconocidos y obtener un aval. Todo eso evitando caer en las trampas de los caciques y los clientelistas, a quienes las caras nuevas les caen como anillo al dedo cuando se trata de esconderse detrás de promesas de renovación. El primer reto que tienen los jóvenes que incursionan en la política es iniciar sus pasos de la mano de jefes sensatos y ejemplares.

Un paso exitoso por el sector público a una edad temprana en calidad de representantes de una población territorial es suficiente para formar el perfil de cientos de líderes que bien podrían cambiar el futuro del país. Muchos de los jefes que hoy protagonizan los debates de la política nacional —por su decencia o, también, por lo contrario— comenzaron sus carreras repartiendo volantes en los semáforos de sus barrios y tocando las puertas de sus vecinos para conocer sus necesidades. Un ejercicio que bien puede enseñarles a quienes esperan algún día llegar a los cargos más altos de representación que es necesario empezar desde ceros y buscar resolver las preocupaciones cotidianas de los ciudadanos.

La sola edad de un político, contrario a lo que muchos electores piensan a la hora de determinar su voto, no es garante de transparencia ni de renovación.

Son muchos los jóvenes que en esta época están a punto de decidir lanzarse por primera vez a un cargo de elección popular. Normalmente, las juntas administradoras locales suelen ser el comienzo de muchas carreras políticas, permitiendo conocer las problemáticas más puntuales de las localidades y el aprendizaje desde lo micro. Algunos más afortunados pueden aspirar a los concejos municipales y, en casos muy suigéneris, a las alcaldías de sus municipios.

Se trata de una decisión compleja, costosa y que puede cambiar para siempre la vida de quienes la asumen. En muchas regiones de Colombia, los primíparos la tienen sumamente difícil, teniendo en cuenta que hacer política transparente y sin compromisos oscuros es tener enormes posibilidades de ser derrotados por las poderosas maquinarias del clientelismo.

También, enfrentarse a los viejos pesos pesados que buscan reelegirse una vez más, ya sea de manera directa o en cuerpo ajeno, es un asunto que les quita la esperanza a muchos, si se considera que las curules que cada partido puede conseguir en una corporación pública son limitadas y que quienes cuentan con visibilidad, trayectoria y redes políticas elaboradas tienen una opción mayor de alcanzar un lugar.

Pero el asunto no se queda en la juventud, teniendo presente que algunos de los peores casos de corrupción en la historia reciente del país han tenido políticos jóvenes entre sus protagonistas. La sola edad de un político, contrario a lo que muchos electores piensan a la hora de determinar su voto, no es garante de transparencia ni de renovación. Quienes sí merecen un elogio son los jóvenes que, desde las dificultades y las improbabilidades, han decidido tomar el rumbo del trabajo duro en defensa de las causas en las que creen, sin ser mensajeros o herederos de los más poderosos, ni títeres de las maquinarias políticas regionales. Los jóvenes hechos a pulso y decididos a aportar a la creación de políticas públicas que contribuyan al mejoramiento de las condiciones de vida de todos los colombianos merecen un reconocimiento.

Los retos que enfrentarán los candidatos primíparos serán inmensos y profundamente difíciles. Pero aquellos que desean emprender el camino del servicio público para plantear propuestas innovadoras y encaminadas al progreso, aun sabiendo lo largo y complejo que será, devuelven la esperanza en un país que la añora. Es por eso que, desde este espacio, deseo que el peso de los logros de quienes tomen la decisión de presentarse como candidatos este año se anteponga como fuente de vocación ante los reveses políticos que enfrentarán, sin duda alguna, en el camino.@fernandoposada_

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.