Secciones
Síguenos en:
Paisaje, café y libro

Paisaje, café y libro

A partir de este triángulo, los escritores ajustaron cuentas con la cultura ‘greco-quimbaya’.

06 de octubre 2021 , 08:00 p. m.

A lo largo de mi vida como viajero, jamás me había encontrado con un paisaje prodigioso donde se percibe nítidamente la relación íntima que existe entre la naturaleza y el mundo espiritual depositado en los libros.(Lea además: Antonio Caballero y la generación del 70)

El libro, que según palabras de Umberto Eco, es nuestra memoria vegetal, viene de la naturaleza y se eleva hasta el espíritu humano con el objeto de establecer el puente que existe entre el ser humano y la naturaleza.

Esta relación entre el paisaje y el libro se puede percibir en la región del Viejo Caldas, como se le llamó desde antes de que el país quedara fragmentado en departamentos, convirtiéndose en la principal reserva productora de café por excelencia.

Desde el nevado del Ruiz y los límites con el río Magdalena, pasando por el valle sagrado del Cocora hasta llegar al río La Vieja, en los límites con el Valle del Cauca, el Eje Cafetero, como se le llama hoy en día, se ha resistido al capricho de las fragmentaciones y las exclusiones promovidas por los políticos nacionales y locales, y viene mostrando, dentro de su rica biodiversidad cultural, una unidad que hoy lo ha convertido en uno de los destinos ecoturísticos más atractivos del mundo.

Desde el siglo pasado existe un eje poético fundado por la poeta manizaleña Maruja Vieira, la novelista pereirana Alba Lucía Ángel y el poeta calarqueño Luis Vidales.

El libro, que según palabras de Umberto Eco, es nuestra memoria vegetal, viene de la naturaleza y se eleva hasta el espíritu humano.

A partir de este triángulo literario, los escritores del Eje Cafetero tuvieron que hacer sus ajustes de cuentas con la cultura ‘greco-quimbaya’, de origen conservadora, que se estilaba en los bares y cafetines de Manizales.

Las ferias del libro en Manizales y Pereira, los encuentros de escritores en Calarcá y los festivales de poesía, como ‘Luna de locos’, son eventos que han contribuido a fortalecer la unidad cultural del Eje Cafetero y a darle un reconocimiento nacional e internacional.

Escritores como Alonso Aristizábal, Jaime Echeverri, Octavio Escobar, Orlando Mejía, Samaria Márquez, Berta Lucía Estrada, Adalberto Agudelo, Rigoberto Gil, John Bernal, Susana Henao, Umberto Senegal, Jaime Lopera, Carlos Gutiérrez, Manuel Gómez y José Nodier Solórzano son solo algunas plumas que le han venido dando brillo a una región donde el paisaje y la poesía tienen su encuentro en cada café y en cada esquina.

Narradores como Eduardo García Aguilar, Alíster Ramírez y Antonio María Flórez, viajeros impenitentes, llevan en su corazón el destino literario de su región.

Poetas como Elías Mejía, Bibiana Bernal y Libaniel Marulanda, este último, el escritor del acordeón, continúan enriqueciendo el paisaje literario del país.

Críticos, filósofos y panidas como César Valencia, Humberto Vélez, Cecilia Caicedo y Juan Manuel Jaramillo avanzan en sus reflexiones filosóficas y humanísticas.

En esta oportunidad, la Feria del Libro de Pereira y el Festival de Poesía ‘Luna de locos’ le rendirá un homenaje póstumo al poeta y gestor cultural Giovanny Gómez, quien murió de covid-19.

FABIO MARTÍNEZ
hector.f.martinez@correounivalle.edu.co

(Lea todas las columnas de Fabio Martínez en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.