close
close
Secciones
Síguenos en:
Los ríos de la vida

Los ríos de la vida

De todo el esplendor que han dado nuestros ríos, hay que decir que hoy queda poco o casi nada.

08 de noviembre 2021 , 08:00 p. m.

En el Macizo colombiano, a la altura del Parque Natural del Puracé, entre los departamentos de Cauca y el Huila, existen unas trescientas lagunas y una docena de páramos. Ahí, en medio de un bosque frondoso donde nace el frailejón, y el cóndor de los Andes despliega sus alas, nacen los cuatro ríos más grandes de Colombia: el Caquetá, el Patía, el Cauca y el Magdalena.

(También le puede interesar: ¿Por qué leer a Dante?)

El Cauca es el segundo río más importante del país que atraviesa 180 municipios y 7 departamentos, desembocando en el río Magdalena, cerca de Magangué.

El Magdalena es el río madre del país que atraviesa 728 municipios y 22 departamentos, desembocando en Bocas de Ceniza, cerca de Barranquilla
Según el antropólogo Wade Davis, quien desde su juventud ha viajado por nuestros ríos, dejando un legado profundo sobre nuestro paisaje, afirma que el río Magdalena es la razón por la que Colombia existe como nación.

Desde los tiempos prehispánicos, los indios lo usaron como medio de transporte fluvial, fuente de riqueza ictiológica y arteria para incentivar el comercio entre ellos.
A los españoles les sirvió para ingresar las mercancías que venían de Europa al interior del país, y conquistar pueblos y fundar ciudades.

Durante los siglos XIX y hasta la primera mitad del siglo XX, los principales puertos fluviales del Cauca y el Magdalena eran verdaderos hervideros de gente que ayudaron a fortalecer la economía del país y la cultura entre los pueblos ribereños.
Desde el Macizo colombiano hasta Bocas de Ceniza se pueden escuchar los ricos y variados ritmos musicales, entonados por antiguos bogas y pescadores que contribuyeron a enriquecer la música colombiana.

El rescate de nuestros ríos es la mejor manera de comenzar a reivindicar un país privilegiado por su naturaleza.

De todo el esplendor que han dado nuestros ríos, hay que decir, infortunadamente, que hoy queda poco o casi nada.

La situación actual del río Cauca y el Magdalena –con sus altas cargas de contaminación generada por empresas inescrupulosas y por la minería ilegal– es el fiel espejo de nuestro país.

Por lo general, en nuestros países, los grandes proyectos fracasan por la politiquería y la corrupción.

En alguna época, el Cauca y el Magdalena fueron navegables y por allí cruzaron champanes, barcos a vapor y remolcadores. Hoy, de esto no queda casi nada.
Así pasó con nuestros ríos; así sucedió con el ferrocarril.

Hoy en día, felizmente, contamos con importantes instituciones que velan por el rescate de nuestros ríos. En el país existe Cormagdalena, una corporación que lucha por la navegabilidad en el río, el desarrollo sostenible y apoyo a las comunidades ribereñas. El Museo del río Magdalena de Honda (Tolima), cuya curaduría está al frente de Germán Ferro, y cumple una función de formación, aprendizaje y protección del río.

Por su parte, el grupo de investigación Cinara, de la Universidad del Valle, tiene el proyecto hidráulico de extracción de agua del lecho del río Cauca para, de esta manera, generar agua de una manera limpia, económica y ecológica, y conjurar, de una vez por todas, el tema de las represas que, como Hidrouitango, están en vías de convertirse en elefantes blancos.

Finalmente, la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle, a través de su decano Darío Henao Restrepo, está liderando el proyecto titulado 'El río Cauca visita al Magdalena'.

El rescate de nuestros ríos es la mejor manera de comenzar a reivindicar un país privilegiado por su naturaleza, pero que aún no toma conciencia del peligro inminente a que están expuestas nuestras cuencas, que son nuestro futuro.

FABIO MARTÍNEZ
hector.f.martinez@correounivalle.edu.co

(Lea todas las columnas de Fabio Martínez en EL TIEMPO, aquí)

Más de Fabio Martínez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.