El mundo visto como el Titanic

El mundo visto como el Titanic

Si no tomamos las medidas necesarias a tiempo, vamos a convertir el planeta en tierra baldía.

20 de enero 2020 , 07:00 p.m.

En menos de seis meses, el mundo ha asistido a dos grandes conflagraciones que han puesto en peligro la vida de seres humanos, animales y plantas: en el Amazonas y el sur de Australia.

Los incendios forestales provienen del calentamiento global, que es el resultado de la poca conciencia que ha tomado el mundo en relación con la preservación del medioambiente y el control que debemos tener frente a las emisiones de gases, el abuso de la energía eléctrica y el petróleo, la tala de bosques y la ganadería extensiva.

Según un informe científico, la temperatura media del mundo, en los últimos años, ha aumentado 1 grado centígrado, superando los límites impuestos por el Acuerdo de París suscrito en 2015.

Este aumento de la temperatura trae como consecuencias los incendios forestales (aunque muchos son provocados por la mano del hombre), las sequías, el descongelamiento de los polos, los tsunamis y el desbordamiento de mares y ríos.

Estamos ante una emergencia de graves consecuencias a nivel mundial. Lo peor es que algunos países, como Estados Unidos, que es uno de los mayores emisores de gases, se retiraron del Acuerdo de París argumentando que el calentamiento global es una ficción inventada por los científicos.

En la región del Amazonas, el presidente Bolsonaro, sacando a relucir su espíritu nacionalista, puso en riesgo a tribus indígenas, animales y plantas al impedir la entrada a los organismos de socorro internacional.

Para los escépticos, que aún creen en paraísos de cucaña, hay que decirles que el cambio climático ya comenzó

En Australia, la ciudadanía ha pedido la renuncia del primer ministro por su negligencia para prever y tomar las medidas necesarias ante la tragedia más grande que ha sufrido el país del sur del hemisferio.

Para los escépticos, que aún creen en paraísos de cucaña, hay que decirles que el cambio climático ya comenzó. Si no tomamos las medidas necesarias a tiempo, vamos a convertir el planeta en tierra baldía, como dijo el poeta estadounidense.

Estamos asistiendo a un nuevo diluvio universal, donde los grandes productores de petróleo y energía eléctrica se resisten a cambiar en aras de defender sus intereses económicos.

Necesitamos con urgencia disminuir el rol protagónico que les hemos dado a los fósiles como es el petróleo y sus derivados, y comenzar a pensar en implementar energías limpias, como la energía solar y la eólica.

Es urgente que la industria automotriz comience a hacer el cambio necesario para que dejen de rodar autos a base de gasolina y diésel, y se piense en autos eléctricos, y el impulso masivo de la bicicleta. Necesitamos cambiar el plástico y reemplazarlo con productos biodegradables, que no contaminen el medio ambiente.

El mundo se ha vuelto como el Titanic, aparentemente seguro e inofensivo. En el Titanic van pasajeros de primera, segunda y tercera clase. Los más seguros son los pasajeros de primera clase, que saludan alegres desde la escotilla del barco.

Ojalá esta generación del siglo XXI, que promete mucho pero que cumple muy poco, sea capaz de darle un golpe de timonel al barco, y podamos reorientarlo hacia un mundo más grato y benévolo con la naturaleza. De lo contrario, como el famoso Titanic, chocaremos inexorablemente con el pequeño bloque de hielo, que siempre está oculto en la superficie del mar.

www.fabiomartinesescritor.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.