La ‘Ópera Maafa’: un canto a la esperanza

La ‘Ópera Maafa’: un canto a la esperanza

No es una reproducción mimética del folclor. Es una ópera de resignificación del holocausto africano

24 de noviembre 2020 , 09:25 p. m.

La primera imagen que tenemos frente a nosotros es Yemayá, la diosa oricha que representa al mar. Luego, un clarinete juguetón se destaca para darle voz a Ngafuá, el babalao-narrador, que le ha pedido permiso a Elegua, el abridor de caminos, para que le permita contar la historia de Maafa, la historia dolorosa de la diáspora africana en tierra americana.

En lengua swahili, ‘Maafa’ significa holocausto, destrucción. Así comienza la ópera que acaba de estrenar la Universidad del Valle, en el marco del centenario del escritor colombiano Manuel Zapata Olivella.

La ópera retoma el canto épico con que se inicia la novela Changó, el gran putas de Zapata Olivella, para crear una alegoría musical, dancística y teatral, de una calidad poética impecable.

Cuando se silencia el clarinete, entra el grupo de violines, que con sus lamentos nos remiten a la kora, el instrumento hermano africano, que es tocado en Guinea, Malí, Gambia y Senegal.

Después hará su presencia Obbá, Oiá y Oshum, las concubinas de Changó, que con sus cantos invocarán aquel viaje cruel que padecieron diez millones de africanos, encadenados en las sentinas de los barcos.

Como fondo musical sonarán los tambores batá, que nos recuerdan que los africanos, en aquel viaje sin retorno, lo perdieron todo, menos el tambor, que simboliza la esencia de su espiritualidad.

El compositor de la Ópera Maafa es el músico Alberto Guzmán Naranjo, quien con el apoyo de la Orquesta Filarmónica de Cali, dirigida por Miguel Santiago López; el Ensamble Instrumental, el grupo Tamborimba y las voces de los cantantes, supo componer una partitura musical donde se escuchan las voces del canto gregoriano hasta los sonidos propios de la música contemporánea.

La Ópera Maafa no es una reproducción mimética del folclor. Es una versión libre sobre el viaje doloroso que narra Zapata Olivella en su novela. Es una ópera de resignificación del holocausto africano en su encuentro-desencuentro, y posterior reconstrucción con las culturas aborígenes e hispanoamericanas.

Por esto decimos que Maafa, cuya investigación y libreto estuvo a cargo del profesor Darío Henao Restrepo, es un canto a la vida y a la esperanza.

La dirección artística corrió bajo la orientación del director de teatro Douglas Salomón, donde se destaca una puesta en escena fina y pulcra.

En Colombia, la cosmovisión de los orichas, que viene de la cultura yoruba, fue borrada por el intenso proceso de catequización cristiana que se vivió durante la Colonia. Solo en países como Cuba, Brasil y Venezuela aún los dioses africanos sobreviven en el imaginario espiritual de sus habitantes.

Como género musical, la ópera tuvo su apogeo en Europa, donde nació y se ha cultivado por siglos. En Colombia y América Latina hemos sido receptores de este género musical.

En cuanto a las óperas de contenido afro, el repertorio ha sido más bien parco. Mencionemos la ópera La africana del compositor Giacomo Meyerbeer, que fue estrenada en París, en 1865. Y Otelo (quien, además, era moro), basada en la obra de Shakespeare, de Giuseppe Verdi, y estrenada en La Scala de Milán, en 1887.

La Ópera Maafa es una obra musical pionera en el género, que nos remite al viaje sin retorno de los africanos en América.

Fabio Martínez
abiomartinez2002@yahoo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.