Este extraño 2020

Este extraño 2020

Fue uno de los años más crueles. Ojalá que en el 2021 tengamos acceso a la vacuna sin restricciones.

29 de diciembre 2020 , 09:25 p. m.

Estamos a pocas horas de que termine este fatídico año, que estuvo marcado por la presencia del virus que causa el covid-19.

Ante la incapacidad de tener una respuesta científica oportuna, la pandemia obligó al mundo a encerrarse y mantener un distanciamiento social. Como en la Edad Media.

Cuando el 31 de diciembre, a las 12 la noche, suenen las campanas para despedir el año viejo, el mundo sabrá que el 2020 fue el año más mortífero de la reciente historia de la humanidad, el más cruel y despiadado.

La pandemia que fue declarada en marzo, y que aún no termina, demostró la profunda vulnerabilidad del ser humano.

Antes de la crisis sanitaria, el ser humano se sentía seguro de sí mismo, de sus descubrimientos científicos y de su poderío económico.

El virus que se inició en la población de Wuhan (China), y que a las pocas semanas se habían extendido a todos los rincones de la Tierra, demostró nuestras limitaciones en el campo de la ciencia médica y la fragilidad de los sistemas privados de salud, que colapsaron a medida que la parca se iba llevando a la gente.

La seguridad que tanto pregonan los gobernantes de pronto se vino abajo como un castillo de naipes, y lo que reinó fue la incertidumbre, la zozobra y el dolor por nuestros muertos.

Los políticos que no creían en el virus y privilegiaron la economía por encima de la vida lanzaban mensajes equivocados a la población, hasta el punto de que ellos mismos fueron víctimas de sus irresponsabilidades.

Como en tiempos de la Inquisición, los médicos y enfermeras fueron perseguidos en sus conjuntos residenciales y en los supermercados, y sufrieron la furia de una población ignorante.

Algunos gobernantes aprovecharon la pandemia para sus propios beneficios, privilegiando a los grandes empresarios y dejando a la deriva a la mayoría de la población, que iba perdiendo sus puestos de trabajo. Esto trajo consigo una profunda crisis económica en la que amplios sectores de la clase media se empobrecieron y los pobres quedaron en la miseria.

Pero también la pandemia, así como desnudó la vulnerabilidad humana, así mismo demostró el valor, la solidaridad y fuerza del ser humano ante la adversidad.

La ciencia médica tuvo el gran reto de producir en tiempo récord la variedad de vacunas, y que comienzan a aplicarse en el mundo. Los gobiernos deben ser responsables en la organización, distribución y socialización de la vacuna, y no permitir su politización o los malos manejos.

El 2020 quedará en la historia como uno de los años más crueles de nuestro tiempo.

Confiemos que en el 2021 el mundo entero tenga acceso a la vacuna sin restricciones, continuemos protegiéndonos y rescatemos el trabajo y la economía que quedaron resquebrajados.

‘Nota bene’: En México, Chile y Costa Rica ya llegó la vacuna. En Colombia, ¿hasta cuándo tenemos que esperar? Como decía el poeta Julio Flórez: “Todo nos llega tarde. ¡Hasta la muerte!”.

¡Feliz año 2021!

Fabio Martínez
www.fabiomartinezescritor.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.