Breve historia de una pandemia

Breve historia de una pandemia

El coronavirus sacó a la luz la solidaridad humana, perdida por el individualismo y el egoísmo.

13 de abril 2020 , 05:39 p.m.

En el año de 1351, el escritor florentino Giovanni Boccaccio escribió el libro ‘Decamerón’, que cuenta cien historias narradas por siete mujeres y tres jóvenes, que ante el peligro de la peste bubónica deciden refugiarse en el campo.

La peste negra, como se la llamó, y que era transmitida por las pulgas, mató en aquella ocasión a la tercera parte de la población europea.

Hoy, seiscientos setenta años después de este brutal acontecimiento, asistimos a la pandemia denominada científicamente como covid-19.

Parece que seis siglos después, marcados por dos guerras mundiales, una economía de mercado globalizada, e importantes avances científicos y tecnológicos, la humanidad hubiera retrocedido a la Edad Media.

El investigador judío Yuval Noah Harari, en su libro ‘Homo Deus’, publicado en 2015, ya anunciaba esta pandemia que se veía venir. La tesis central de Harari es que el mundo, a lo largo de su fatídica historia, ha tenido tres grandes problemas: el hambre, la peste y la guerra.

Desde la antigüedad, pasando por la Edad Media y la Edad Moderna, el hambre ha ocasionado miles de millones de muertos en el mundo. Hoy, cuando la riqueza del mundo está concentrada en el uno por ciento de la población, esta pandemia física se pone al descubierto.

En un reciente artículo del periódico ‘The Washington Post’ se concluía que si el capitalismo salvaje no cedía en sus pretensiones avasalladoras, la civilización estaba en riesgo de extinción.

Esta es una de las enseñanzas que nos deja el covid-19. Si persistimos en vender la tierra, el aire, el agua y el fuego, además de crear una masa de esclavos con celular, terminaremos por destruir la Tierra y al mismo ser humano.

Después de esta pandemia, la lección que nos queda es que necesitamos construir una sociedad global más humana y solidaria. Menos interesada en la voracidad y la rapiña propia del capitalismo salvaje, y más sensible y compasiva hacia el ser humano.

Aunque Harari no dijo con exactitud qué tipo de pandemia se veía venir, sí anunció que estaba próximo un tsunami viral de dimensiones mundiales.

El único que advirtió del peligro fue la Organización Mundial de la Salud. Pero la dirigencia política mundial hizo caso omiso a la advertencia de la OMS, y no le puso atención.

No todo está perdido. Desde la antigüedad, el ser humano ha tenido una capacidad de resiliencia ante los embates producidos por el hambre, las pestes y las guerras.

El covid-19 sacó a la luz, entre muchas cosas, la solidaridad humana, que se había perdido por el individualismo, el egoísmo y el egotismo, que impulsan a diario las redes sociales.

Hoy, más que nunca, tenemos que aplaudir el esfuerzo de los médicos y enfermeras, que, pese a contar con un sistema de salud deteriorado por el neoliberalismo, han salvado cientos de miles de víctimas.

Seamos como los diez jóvenes que una mañana de 1351 se recluyeron en una casa de campo florentino y allí escribieron una de las mejores obras del Renacimiento.

Como dijo William Shakespeare: “No hay noche por larga que sea que no encontremos al fin el día”.

Fabio Martínez
www.fabiomartinezescritor.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.