Unidos o perdidos

Unidos o perdidos

La idea del candidato único de la oposición es óptima por donde quiera que se la examine.

09 de mayo 2019 , 07:00 p.m.

Según lo informa por Twitter Jorge Rojas, candidato de Colombia Humana, por firmas, a la alcaldía de Bogotá, los movimientos de oposición —Colombia Humana, Mais, Unión Patriótica, Polo Democrático y posiblemente la Alianza Verde— han acordado escoger, en consulta, candidato único que los represente en la capital para las elecciones de octubre, que están a cinco meses, es decir, a la vuelta de la esquina.

Por el momento, los candidatos de esos movimientos progresistas, opositores al gobierno de la ultraderecha neofeudal, son Hollman Morris, por el Mais; Jorge Rojas, por Colombia Humana; Celio Nieves, por el Polo Democrático, y Claudia López, por la Alianza Verde. No se sabe aún si Ángela María Robledo presentará su candidatura.

La idea del candidato único de la oposición —en Bogotá y en las demás capitales y municipios del país— es óptima por donde quiera que se la examine; pero no se trata simplemente de unirse para ganar (o intentarlo) unas elecciones. La unidad de la oposición en torno a un candidato exige algunas condiciones sin las cuales ni siquiera valdría la pena hacer el esfuerzo. La primera es que debe adoptarse un programa de gobierno común que el candidato de la oposición coligada se compromete a ejecutar, y los partidos que lo apoyan, si sale elegido, a su vez se comprometen a ejercer una vigilancia severa sobre el cumplimiento del programa de gobierno. Igual vale para la elección de gobernadores y diputados.

Para cualquiera que salga elegido en Bogotá, la vida no le resultará fácil. El alcalde Peñalosa deja una ciudad con el máximo grado de endeudamiento de su historia (42 billones de pesos)

Enseguida se requiere no únicamente ganar la alcaldía. Es indispensable contar en el Concejo con una bancada mayoritaria, que ya no será de oposición, sino de apoyo crítico a la administración. La tercera condición es divulgar con la mayor amplitud el programa de gobierno que pedirá para el candidato a alcalde (o gobernador) y los candidatos al Concejo (o a la asamblea) el voto de los ciudadanos. Que ellos sepan con claridad por quién y por qué van a votar. Esa claridad, tanto por parte de los aspirantes a ser elegidos como de los electores, es la herramienta clave para combatir la corrupción administrativa y evitar que el erario de la ciudad se despilfarre en obras archibillonarias, de apariencia suntuosa, que benefician a unos pocos contratistas afortunados, pero no a los ciudadanos.

Para cualquiera que salga elegido en Bogotá, la vida no le resultará fácil. El alcalde Peñalosa, que ha sido incapaz de solucionar los problemas urgentes de la vida cotidiana —aseo, salud, contaminación ambiental, terminación de la 7.a peatonal, semáforos, transporte, organización del tráfico vehicular, nomenclatura, reparación de la malla vial, educación de calidad, actualización del Estatuto Orgánico del Distrito Capital, y otros muchos etcéteras—, deja una ciudad con el máximo grado de endeudamiento de su historia (42 billones de pesos), y con cientos de contratos amarrados para obras que nunca se harán. Por algo tiene el índice más alto de desaprobación ciudadana (85 por ciento) en la historia de Bogotá.

La oposición debe, pues, darse prisa a escoger su candidato y presentar su programa de gobierno. No le queda mucho tiempo.

En Cartagena, nuestra joya del Caribe, la situación económica, social y administrativa es muy grave por la corrupción imperante. Allí, la oposición progresista tiene varios candidatos que conocen la ciudad, sus problemas y las probables soluciones. Por ejemplo, la abogada, escritora e historiadora Adelina Covo podría ser una alcaldesa insuperable si ella quisiera aceptar la candidatura y tuviera el respaldo unido de los movimientos de oposición. Posee el conocimiento administrativo, lleva su ciudad en la cabeza y en la piel, la ha vivido con pasión (está escribiendo una novela sobre Cartagena al estilo de las de Edward Rutherfurd) y los cartageneros admiran su entereza.

Como les dijo Rafael Uribe Uribe en 1914 a los oposicionistas de la época (liberales del bloque, liberales radicales, republicanos): “Si no estamos unidos, estamos perdidos”. No se unieron, y perdieron. La historia se repite, una y otra vez, porque la ignoramos.

**********

Recomendado de la semana. ‘El castillo de Bochica’. Varios autores. Si se quiere conocer la historia fascinante del salto de Tequendama, al que Mutis y Humboldt describieron como “maravilla de la naturaleza”, hay que recurrir a este libro singular, ‘El castillo de Bochica, la verdadera historia de la Casa del Salto de Tequendama’, publicado por la Fundación Granja Ecológica El Porvenir (FGEP).

Ya va para un siglo que la casa del salto de Tequendama forma parte del paisaje de nuestra catarata milenaria, formada, según la leyenda, por el bondadoso dios Bochica. La casa fue primero, entre 1927 y 1947, un hotel de lujo para turistas extranjeros y nacionales, que se movilizaban hasta ella por el ferrocarril del Sur. Después, los malos gobiernos acabaron el ferrocarril, y el hotel quedó abandonado, erguido al pie del precipicio, como una de esas ruinas orgullosas e invencibles que se niegan a caer. La historia milagrosa de cómo la casa del salto fue rescatada y convertida en el bellísimo edificio que es hoy la Casa Museo, nos la cuenta este libro, que hace justicia al dios Bochica y a su sucesora, María Victoria Blanco, directora de la FGEP (Edición, 2018).

La FGEP ha contado, para esta empresa de hacer realidad el sueño de Bochica, la Casa Museo del salto de Tequendama, con el apoyo irreducible de la embajada de Francia y del expresidente Ernesto Samper. Escriben en el libro María Victoria Blanco, Enrique Santos Molano, Luis Guillermo Aycardi B., Alberto Saldarriaga y Claudia Hernández. Fotógrafos Andrés Donadio, Andrés Mauricio Rueda R. y Carlos Alberto Cuervo T.

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.