Metro – metro = cero metro

Metro – metro = cero metro

Será un contratista billonario, y Bogotá quedará endeudada hasta el fin de los tiempos, y sin metro.

04 de abril 2019 , 07:45 p.m.

La Administración que preside el celebrado alcalde bogotano Enrique Peñalosa sigue anunciando alegremente que “ya casi” adjudica la obra del metro elevado (ME), que no faltan sino tres pasitos para abrir la licitación y proceder a adjudicar los contratos del super-ME, que –de acuerdo con las comparaciones que publica este diario (EL TIEMPO 3/4/2019)– será muy superior al metro subterráneo (MS) que los quiteños estarán estrenando en los próximos días. Tendremos un metro ‘fantabuloso’, pero los quiteños tienen un metro real.

¿Será verdad tanta belleza la anunciada por Peñalosa? ¿O será como el cielo bogotano que, cuando más azul y soleado lo vemos, no demora en soltar su buen aguacero?

Yo, sinceramente, por el bien de los habitantes de esta ciudad, aunque a la mayoría les puede más la abulia que el interés cívico, quisiera creer que el metro, así sea elevado, será una realidad como la pinta en sus renders la administración actual; pero la duda razonada no me suelta.

Veamos. Lo que se piensa licitar en septiembre u octubre no es la construcción del metro, sino la realización del estudio de factibilidad en llave con la construcción del ME una vez que dicho estudio esté terminado, es decir, dos contratos en uno. ¿Y qué hay con eso?, preguntará el lector. “Ahí está el detalle”.

Que el estudio de factibilidad consiste en efectuar lo que técnicamente se conoce como el detalle de ingeniería, sin el cual sería imposible determinar el costo real de la construcción del ME. Pues lo que hay hasta ahora son estudios de prefactibilidad que arrojan un costo preliminar de 4.200 millones de dólares (13,2 billones de pesos) estimado en el 2018, que con el ajuste de 2019 se eleva a 4.400 millones de dólares (13,8 billones de pesos). Esas cifras no coinciden con el Conpes 3900 que, basado en un supuesto estudio de factibilidad de Systra (estudio que aún no existe), declaró proyecto de importancia estratégica el ME de Bogotá y le aprobó una suma de 15 billones como costo final.

Es imposible, repito, saber el costo final sin tener el detalle de ingeniería. ¿Qué ocurrirá si se adjudica en octubre el contrato para el estudio de factibilidad? Que el contratista hará ese estudio, en el que no gastará menos de dos años, y cuando lo tenga listo (quizá en el 2021) dirá: “bueno, apreciados señores de Bogotá, el costo final del ME no es de 15 billones sino de 35 billones”. Y como no hay sino 15 billones aprobados, les ruego poner a mi disposición los 20 billones adicionales para poder iniciar la obra y llevarla hasta su terminación”. Y si Bogotá no tiene ese dinero, el contratista se encogerá de hombros y dirá: “qué pena con ustedes, deshacemos el contrato, con mucho gusto, pero Bogotá me paga la indemnización por incumplimiento”.

¿No es el negocio perfecto para el contratista? Se gana unos billones por la indemnización sin tener que meterse en el berenjenal de una obra complicada y sin el menor trabajo. Será un contratista billonario, y Bogotá quedará endeudada hasta el fin de los tiempos, y sin metro, ni elevado ni subterráneo. ¿A quién le damos las gracias?

La doctora Claudia López, precandidata de la Alianza Verde a la alcaldía, dice en alguna declaración que el metro, sea elevado o subterráneo, moviliza el mismo número de pasajeros hora sentido. Me parece que la distinguida precandidata, que por lo general se informa bien antes de hablar, en esta ocasión lo hizo a la ligera.

Los estudios de prefactibilidad y factibilidad del subterráneo señalan con precisión que el MS mueve 45.000 pasajeros hora sentido, mientras que los cuadros del Conpes citado indican que el ME mueve 26.000 pasajeros hora sentido, de modo que no es lo mismo que lo mesmo, como cree la doctora Claudia López, o le hicieron creer, y ella lo repitió de buena fe. Bona fide.

El concejal Hollman Morris ha demostrado hasta la saciedad en sus debates en el Concejo la inviabilidad, ilegalidad y desfinanciación del proyecto Metro Elevado de Bogotá, y ha requetedemostrado la viabilidad, legalidad y conveniencia del metro subterráneo, sin que hasta el momento haya obtenido más respuesta que el silencio administrativo y la publicación continua de datos chimbos respecto al ME, además de la estrategia sucia de desacreditar al concejal Morris con un supradimensionado escándalo familiar al que la banalidad de la gente le para más bolas que a las denuncias serias y bien sustentadas del concejal. Así somos los bogotanos, y por eso nos va como nos va. Por eso resultaremos debiendo un metro que jamás veremos.

Ojalá los distintos candidatos y precandidatos a la próxima alcaldía se prestaran para un debate público, de cara a los ciudadanos, serio, sereno, documentado y sin prejuicios sobre el metro de Bogotá, que les permita pactar un compromiso, de personas de honor, para darle a la capital de la república el metro que merece y que realmente le conviene.

* * * * * * * *

Recomendado de la semana. Bajo el cielo sucio, novela del escritor José Nodier Solórzano. Autor de La Secreta, un excelente thriller que se lee de una sentada y sin respiro, en su segunda novela Solórzano aborda las diferentes formas de la violencia. Ha suscitado interesante polémica en la prensa quindiana. Ángel Castaño dice en La Crónica de Armenia: “Segunda novela en su haber, la obra refrenda los rasgos estilísticos ya presentes en las anteriores incursiones editoriales del calarqueño: manejo de diferentes planos temporales y espaciales, uso –a veces en exceso– de lenguaje poético y una conciencia política escorada a la izquierda”. Admiro el talento crítico probado de Ángel Castaño, pero le recomendaría aliviar su manía de clasificar “en la izquierda” a todo el que no comparte su manera de pensa

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.