Causa común

Causa común

‘Proyectos estrella’ de Peñalosa amenazan con deteriorar Bogotá en lo urbanístico y lo económico.

15 de noviembre 2018 , 07:20 p.m.

La que se cierne sobre Bogotá no es una amenaza fantasma, como en ‘La guerra de las galaxias’. Es amenaza, real e inminente, de deterioro total de la ciudad, tanto en lo urbanístico como en lo económico. Esa amenaza, en concreto, la conforman los tres ‘proyectos estrella’ de la administración Peñalosa: la troncal de TransMilenio por la avenida 7.a (TTM7), el metro elevado (ME) y la urbanización de la reserva ecológica Thomas van der Hammen (RETVDH).

La cosa es tan grave que hasta simpatizantes manifiestos, sinceros y bien intencionados de la administración Peñalosa, como son Bogotá Cómo Vamos y EL TIEMPO, están alarmados. Claro que esa alarma la matizan con crítica suave, escoltada de elogios a las grandes realizaciones de Peñalosa, que el público injusto no aprecia todavía; pero en el trasfondo de los encomios se trasluce que bullen una preocupación profunda y una duda nerviosa con respecto a los mismos proyectos que alaban vacilantes, como bordeando un tremedal de arenas movedizas.

EL TIEMPO, con el título significativo de ‘Agridulce’ comenta en su editorial los resultados de la encuesta de Bogotá Cómo Vamos y dice que en los tres años de la gestión de Peñalosa y su equipo “Bogotá es otra ciudad. Y no solo por los proyectos de infraestructura que se adelantan a un ritmo vertiginoso y cuyos frutos empiezan a materializarse, sino por el estilo de gobierno que ha impreso el mandatario y (que) lo mantiene en un contrapunteo permanente con sus opositores y la ciudadanía”.

Aquí no me queda claro si ese estilo de contrapunteo con la ciudadanía y los opositores es una cualidad o un defecto del alcalde, pues va unido en la frase por la conjunción copulativa ‘y’ con la oración precedente, como si la realización de “obras de infraestructura a ritmo vertiginoso” y el contrapunteo con la opinión ciudadana fueran una misma virtud que ha hecho de Bogotá “otra ciudad” en los tres años de la gestión de Peñalosa y su equipo. Tal vez el editorialista quiso contrastar el estilo pendenciero del alcalde con la magnificencia de sus realizaciones, para explicar, más adelante, por qué estas han perdido percepción en la ciudadanía por causa de aquel.

Hay que hacer de la defensa de la 7.a, y por la salvación de Bogotá, una causa común.


Opositores propiamente dichos no ha tenido ni tiene al alcalde Peñalosa. Criticar con motivos justos y argumentos serios no es hacer oposición, como sí se la hicieron a Gustavo Petro, a quien le daban palo por fas o por nefas. Criticar, primero que ensalzar, es la misión de la prensa y de las entidades de control elegidas popularmente, como el Concejo. Los que criticamos la administración no estamos en contra del alcalde, sino de algunos de sus proyectos (los atrás mencionados y otros) en los cuales vemos un riesgo enorme para los siete millones de personasque (según el censo reciente) habitan la capital.

“Es difícil estimarlo —agrega el editorial de este diario— pero, en otras circunstancias (sic), sacar adelante un metro, un cable aéreo, un centenar de parques, colegios que envidiarían las instituciones privadas, o asegurar millonarios recursos para descontaminar el río Bogotá o para un corredor ecológico —lo cual sería una hazaña en cualquier parte del mundo—, no han contribuido para que el mandatario revierta los indicadores (muy desfavorables) de gestión y confianza”.

¿Por qué será? Quizá porque en realidad la administración Peñalosa tiene poco que mostrar, y los bogotanos, aunque pasivos, no son bobos y poseen ojos para ver. Hasta ahora, el buen alcalde Peñalosa no solamente no ha sacado adelante ningún metro, ni lo sacará, sino que, por segunda vez, saboteó el metro subterráneo que, en esta ocasión, la administración de la Bogotá Humana se preparaba para licitar y del que, a hoy, ya estaría construida y funcionando la primera línea desde El Tintal entre Kennedy y Bosa hasta la avenida 127. Difícil averiguar a qué colegios envidiables se refiere el editorialista. Colegios nuevos no se ha construido ninguno. Peñalosa se ha limitado a terminar o inaugurar los que dejó proyectados, contratados y financiados la administración anterior. Así mismo ocurre con el metrocable de Ciudad Bolívar, con la Cinemateca Distrital y con muchas obras que la administración Peñalosa publicita como suyas, cuando fueron proyectadas, financiadas y contratadas por la Bogotá Humana. Y llamar “centenar de parques” a una veintena de canchas sintéticas para fútbol y baloncesto parece un poco exagerado.

¿Qué pasó con el tramo de la 7.a peatonal, entre las calles 16 y 24? ¿Con el metrocable de San Cristóbal? ¿Por qué, dos meses después de su aplaudida inauguración, aún no está funcionando el de Ciudad Bolívar? ¿Sigue en pruebas?

El riesgo más grave es el de la TTM7. Están listos los prepliegos para abrir la licitación y dejar los contratos amarrados para legarle al próximo alcalde la disyuntiva espinosa de deshacer los contratos y exponer la ciudad a demandas billonarias o emprender una obra que técnica, geológica, arquitectónica, ingenieril y de sentido común, sencillamente, no es posible.

Por eso, hay que hacer de la defensa de la 7.a, y por la salvación de Bogotá, una causa común. Bienvenidos quienes como Rodrigo Lara y Angélica Lozano se han unido a la defensa de la 7.a. No se los puede dejar solos, como lo han estado los ciudadanos valientes que aman a Bogotá y que de dos años y medio atrás claman para concientizar a sus conciudadanos sobre los peligros de una megaobra inútil y ruinosa. La 7.a y Bogotá deben ser la causa común suprema de los bogotanos, y de Colombia entera.

Sal de la rutina

Más de Enrique Santos Molano

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.