Adelante, Hollman

Adelante, Hollman

Es la persona precisa, por su honestidad sin mácula, para reanudar la concepción de Bogotá Humana.

18 de julio 2019 , 07:00 p.m.

Faltan nueve días para el cierre de inscripciones de pretendientes a gobernaciones, alcaldías, concejos y asambleas. Para la alcaldía de Bogotá están definidos los candidatos de los diferentes partidos y movimientos que aspiran a asumir el reto de reparar el desastre del modelo Peñalosa, unos, y otros que quieren continuarlo. De aquellos, lo he dicho muchas veces y lo reitero ahora, el más capacitado, en mi opinión, y con mayor posibilidad, es el concejal y candidato del Movimiento Alianza Social Indígena (Mais) Hollman Morris.

El Mais es uno de los movimientos que integraron la coalición progresista con Colombia Humana, Unión Patriótica, Polo Democrático y el variopinto ‘partido verde’. La coalición progresista no pudo, cosa lamentable, escoger un candidato único, y hoy tiene los mismos cuatro que en siete meses no supieron ponerse de acuerdo para elegir un candidato y un programa de gobierno común apto para enmendar los errores y curar las heridas que la administración Peñalosa le ha causado a Bogotá, en el que con tristeza podemos denominar ‘el cuatrienio perdido’ de la capital.

En esas circunstancias, Hollman Morris, con el respaldado resuelto del Mais, ha continuado su campaña por la alcaldía y a diario encuentra apoyo creciente en los ciudadanos preocupados de verdad por el presente y el porvenir de Bogotá, y que ven con claridad en Hollman a la persona precisa, por su capacidad demostrada, por su conocimiento de la ciudad y de sus necesidades, tanto en lo macro como en lo micro, por su honestidad sin mácula y su labor admirable como periodista y como funcionario, para reanudar la concepción de Bogotá Humana y darle a la capital el impulso imparable que exige la entrada en el siglo XXI, al terminar las dos décadas de transición entre un siglo y otro, entre una época y otra.

En los tres meses que nos separan de las elecciones de octubre tendremos oportunidad de explicar y divulgar el programa que Hollman Morris desarrollará en la que, si es elegido, sería la segunda etapa de la Bogotá Humana, esa Bogotá Humana de Petro que, como he podido comprobarlo en la calle, conversando sin prevenciones con ciudadanos y ciudadanas, muchísimos añoran y recuerdan con nostalgia. Hollman demostrará que segundas partes no solo pueden ser buenas, sino, incluso, mejores. Las voces de la calle, las que se expresan en las redes sociales, pregonan: ‘Adelante, Hollman; Bogotá lo necesita y lo apoya’.

**********

La carta de Volvo. Como lo anuncié en la columna anterior, transcribo hoy la carta que me envió el doctor Mario Esteban Correa, gerente de Volvo Group Colombia:

“En su columna del 4 de julio de 2019, usted afirma de manera equivocada que los nuevos buses con tecnología Euro V + filtro de partículas que entregamos a operadores de TransMilenio son ‘chatarra’. Sabemos que el debate sobre la modernización de la flota de TransMilenio es emocional, impidiendo que la opinión se ilustre con argumentos y estudios serios para tomar la mejor decisión. Por esta razón, en atención a su calidad de generador de opinión, nos permitimos informarle:

1. Los 336 buses que entregamos a Bogotá Móvil, operador de TransMilenio, son totalmente nuevos y con tecnología nueva que cumplen con el estándar Euro V + filtro de partículas.

2. Sus emisiones son 96 % menores a la flota reemplazada y son equivalentes o mejores a las emisiones de los nuevos buses a gas, y es considerado libres (sic) de hollín por organizaciones como el ICCT (International Council of Clean Transportation) y de liderazgo climático como C40 Cities.

3. Los chasis de la nueva flota son nuevos, fabricados en nuestra planta de Curitiba (Brasil) expresamente para TransMilenio, al igual que las carrocerías que se produjeron en la planta colombiana Superpolo, ubicada en Cota, Cundinamarca.

4. En Europa, el 80 % de los buses que hoy se encuentran en funcionamiento son tecnología diésel, y si se suma el biodiesel el total llega al 90 %, de acuerdo con las cifras de la UITP (Union International Transports Publics). De manera que es falso afirmar que los buses diésel desaparecieron en el viejo continente y que por eso los envían a ciudades como Bogotá.

El debate sobre la transición del diésel a energías más limpias tiene muchos elementos. Por supuesto el ecológico es central. Por esta razón se ha trabajado en desarrollar motores de alta eficiencia que, sumado a la calidad del diésel, elimina el 96 % de los residuos contaminantes. En el país, la transición a un diésel limpio implicó a Ecopetrol una gran inversión para adecuar sus plantas y producir el diésel limpio que requieren los motores Euro V + filtro de partículas. Además, se está mezclando con Biodiesel producido localmente (B10), lo que contribuye de manera significativa a elevar la calidad del combustible y reducir el impacto ambiental.

Ahora, todos los combustibles dejan rastros y los eléctricos son tan relevantes como los de los combustibles fósiles para la sostenibilidad, pues el factor contaminante debe ser medido bajo la métrica WTW (well to wheel o pozo a la rueda) y no solo bajo la óptica de TTW (tank to wheel, tanque a la rueda); este es uno de los múltiples dilemas que tenemos que resolver las empresas empeñadas en lograr la transición a esta tecnología y los distintos gobiernos a nivel global. Volvo es líder mundial en investigación y desarrollo de buses eléctricos, y cuenta con modelos de piso bajo (distintos a los que podrían operar en Bogotá) que circulan en muchas ciudades europeas como alimentadores de sistemas masivos. Sin embargo, entiende que esta es una transición gradual en el tiempo, que requiere estudios y pruebas para confirmar que los ciudadanos contarán con un sistema seguro, eficiente y sostenible.

Estamos a su disposición para entregarle información cierta de nuestros buses para contribuir a que sus opiniones sean bien ilustradas”.

Agradezco la disposición manifestada por el gerente comercial de Volvo Group Colombia para suministrar información sobre sus buses, y aplaudo su deseo de propiciar un debate público, con argumentos sólidos (debate al que la administración Peñalosa se ha negado con soberbia reiterada y aumentada) que les permita no solo a los “generadores de opinión” sino a los ciudadanos, que deben ser los más interesados como que el servicio de transporte es para ellos, informarse a cabalidad y decidir, con los elementos de ilustración suficientes, qué es lo que más les conviene.

La carta del doctor Mario Esteban Correa tendrá no poca utilidad en el debate electoral que está por comenzar.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.