En defensa del doctor José Fernando Robledo...

En defensa del doctor José Fernando Robledo...

... y de todos aquellos a los que les ha sucedido lo mismo que a él.

17 de marzo 2020 , 11:11 a.m.

A finales de enero de este año ocurrió la muerte del doctor José Fernando Robledo. Un reconocido profesional de la salud; excelente médico, uno de los mejores cirujanos de seno del país y además un maravilloso ser humano, como lo atestiguaron miles de sus pacientes, a muchas de las cuales literalmente les salvó la vida. Sus colegas no pudimos salvar la suya. Su muerte ocurrió por suicidio. No logramos recuperarlo de una depresión ocasionada por la muerte de su hija menor en un accidente de paracaidismo a finales del año pasado.

Al titular esta columna no pretendo defender la forma como murió, sino su vida como médico entregado y dedicado a su labor profesional, como padre y esposo ejemplar, como amigo y colega, como formador de otros médicos. Como ser humano a quien un duelo quebró y llevó a un agujero negro del que no pudo salir –así lo dijo una de sus hijas– y del cual no lo pudimos rescatar. Algo que les ha sucedido a millones de personas tan maravillosas y especiales como él y les puede acontecer a otras tantas. Esta columna es para defenderlos a todos ellos y a sus familias, a quienes, además del dolor de la muerte de su ser querido, se les suma la gran incomprensión que hay alrededor de esta enfermedad: la depresión por duelo de un ser querido.

He escuchado comentarios como: “¡Qué médico tan egoísta!”. Nada más lejano de la realidad. El doctor Robledo no era egoísta: dedicó su vida, desde la madrugada hasta el anochecer, a operar, cuidar y acompañar a mujeres con cáncer de seno, a escucharlas, animarlas, protegerlas y darles una mejor expectativa y calidad de vida. Respetuoso, amable y serio a la vez, ejercía su labor como uno de los mejores, y así fue reconocido por colegas y pacientes.

También me han dicho: “¡Cómo tomó esa decisión!, ¡no pensó en su familia!”. Durante años, José Fernando pensó en su familia, a la que adoraba. Mas la enfermedad llamada depresión por duelo desintegra la mente, y se pierde la percepción de la realidad. No sabemos qué ocurre en la psique de alguien con depresión. Lo que sí les garantizo es que no es una decisión voluntaria, como nadie voluntariamente se produce un cáncer o un infarto que lo lleva a la muerte. La depresión deshace circuitos internos de la mente, y se pierden el deseo y la motivación de vida, como en el cáncer se pierde la preservación de las células normales y son reemplazadas por células malignas. Pero no decimos que la persona voluntariamente se enferma de cáncer. La depresión tampoco es voluntaria. De igual forma que no comprendemos a cabalidad el cáncer, aún no entendemos muchos aspectos de la depresión. Por fortuna son muchísimos los que se curan con tratamiento adecuado. ¡HAY QUE BUSCAR AYUDA!

Desde hace años acompaño a personas en duelo; muchas de ellas me han dicho que han contemplado la posibilidad de quitarse la vida, tanto para reencontrarse con su ser amado en el mundo espiritual como para solucionar el profundo dolor interno de la pérdida. Eso es una depresión: se pierde el sentido de vida, duele la vida, pesa la vida, y el instinto básico de supervivencia se desconecta; algo en el interior de la mente golpeada ordena la autoaniquilación. Es una enfermedad. No es egoísmo. No es una decisión voluntaria. Es un impulso irracional que no podemos comprender. Pero el hecho de que no lo comprendamos no nos autoriza a juzgarlo.

A las familias que han pasado por esto, mi respeto y solidaridad con su dolor. Recuerden que su ser querido no quiso herirlos. Puede que él haya o no pedido ayuda, puede que ustedes hayan intentado dársela y nada funcionó. No carguen culpas, solo amor.

Elsa Lucía Arango E.
Médica y escritora

Empodera tu conocimiento

Más de Elsa Lucia Arango

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.