Una epidemia llamada ‘socialismo’

Una epidemia llamada ‘socialismo’

El coronavirus puede ser perjudicial para Venezuela, acabado ya por otra epidemia llamada socialismo

18 de marzo 2020 , 07:35 p. m.

Al igual que el resto del mundo, en Venezuela nos enfrentamos a un problema “extranjero” que obligó al dictador a adoptar estrictas medidas sanitarias para evitar la propagación de una enfermedad que en muchos casos ha resultado mortal.

Aunque él no sea santo de devoción, hay que reconocer que Maduro está tomando la situación del coronavirus con toda la seriedad que requiere y, por primera vez desde que asumió el poder, está haciendo lo que se debe hacer, lo que políticamente hablando lo beneficia porque desde que aterrizó aquel avión procedente de Iberia nadie menciona a Guaidó y, por el contrario, esperan la alocución presidencial de Nicolás Maduro.

A través de una pantalla, todo suena lógico: lavarse las manos, evitar salir de casa, usar tapabocas en lugares públicos y hacer la prueba diagnóstica en caso de tener la más leve sospecha de coronavirus, tal como recomendó la Organización Mundial de la Salud (OMS); sin embargo, lo que Maduro no dice es que no hay agua para estar siempre aseado ni comida en las alacenas como para permanecer aislado; las mascarillas protectoras ya escasean y los hospitales venezolanos “dotados” a lo mucho pueden atender 20 sospechas al día.

Muchos países latinoamericanos tienen deficiencias en el problema de salud puesto que los verdaderos avances están en el primer mundo. Sin embargo, el sistema sanitario de Venezuela es, por mucho, uno de los peores, lo cual nos obliga a preocuparnos un poco más; a pesar de eso, el venezolano no es de los que se preocupan, los memes en redes sociales dan fe de ello.

Si tenemos en cuenta que la población venezolana es relativamente joven y que la pandemia solo es “crítica” en personas de la tercera edad, podemos decir que “estamos bien”, pero Venezuela es un país desnutrido y nuestras defensas no están preparadas para enfrentar el coronavirus.

Por otra parte, una cuarentena generalizada no haría otra cosa que matarnos de hambre porque más de la mitad de la población vive del “día a día”; de ahí que los supermercados siempre estén llenos al mediodía, cuando las madres salen del trabajo a comprar un pedazo de carne para preparar el almuerzo, cocinar rápido y volver a su escritorio antes de las dos.

Así vive el venezolano, y una enfermedad como esta puede resultar perjudicial para un país que ya fue acabado por otra epidemia llamada ‘socialismo’.

Elly Hernández

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.