Tierra de nadie

Tierra de nadie

En Venezuela pasa de todo y nadie dice nada, hasta que hay dinero y personas con poder de por medio.

13 de mayo 2019 , 07:00 p.m.

En lo que a mí respecta, ni siquiera debería de clasificarse como “país”. Venezuela se ha vuelto un territorio donde todos dicen tener poder, pero nadie lo ejerce; un lugar impune donde los asesinos usan traje de magistrado y los inocentes visten con harapos, donde solo sobrevive el que aprende a manejarse dentro de un sistema económico sin sentido.

Los mafiosos, aquí llamados ‘pranes’, son quienes realmente gobiernan este pedazo de tierra, para ellos es fácil vivir de lo ilícito en un lugar literalmente hecho de oro; esto, en una nación que es tan rica como son pobres sus habitantes.

En un país como este, las madres aprendieron a decir “Nadie es amigo de nadie” y el reciente asesinato de Ángela Aguirre les dio la razón.

Los negocios turbios son los que mantienen a los venezolanos en Venezuela, en esos casos, no le temen a la delincuencia porque sus guardaespaldas llevan varios muertos encima. Nadie da cifras exactas, pero la mayor cantidad de asesinatos son por ‘ajuste de cuentas’ y en la mayoría de los casos, la orden llega de una cárcel donde los internos son tratados como reyes.

En un país como este, las madres aprendieron a decir “Nadie es amigo de nadie” y el reciente asesinato de Ángela Aguirre les dio la razón: 16 años y una juventud que le fue arrebatada cuando la dejaron flotando en el río Caroní, de Ciudad Guayana. El homicida, quien también abusó sexualmente de ella, fue su “mejor amigo”, o eso creía ella, porque en muchos casos la ignorancia se suele confundir con la inocencia.

En lo que va de año, la bizarra economía venezolana ha logrado lo impensable: devaluar el dólar. Lo que la semana pasada costaba 15 dólares hoy son 20, pero los trabajadores no ganan ni 5 dólares y esos no son aumentos que aparecen en Gaceta Oficial, sino cuentas que sacan los mismos venezolanos, que, como dije, aprendieron a sobrevivir en medio de un sistema económico sin sentido.

En Venezuela pasa de todo y nadie dice nada, hasta cuando hay dinero y personas con poder de por medio; porque así como Ángela Aguirre desapareció por tres días, también lo hacen niñas de barrios pobres y durante más tiempo, solo que eso no es noticia; sin embargo, el captor de Ángela tenía una reputación que llamaba la atención.

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.