Vida tras el coronavirus

Vida tras el coronavirus

El covid-19 ha desatado significativas incertidumbres políticas, sobre las que importa reflexionar.

12 de marzo 2020 , 07:50 p.m.

Enfrentamos momentos de pánico apocalíptico. Las autoridades chinas encargadas de hacer cumplir las medidas draconianas para contener el virus repiten la expresión que justifica sus actos: feichang shiqi –tiempos extraordinarios–. Imposible dudarlo ante el covid-19, pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud.

Lo que estamos viviendo es bastante inédito, más allá del virus mismo y sus trágicas consecuencias. Primero, China pone a una provincia de 60 millones de personas en cuarentena; Italia le sigue, pero con el confinamiento ampliado entonces al territorio nacional; y ahora, como en efecto dominó, se cierran las fronteras, país tras país.

Pero quizás las fronteras más temibles sean las internas: cada casa, cada bloque de edificios, cada barrio sufre hoy amenazas de aislamiento. Lo más cercano a una ‘distopía’: la “representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana”.

Excepto que lo sucedido no es ficción. El panorama de un país con todas las tiendas cerradas (excepto supermercados y farmacias), sin espectáculos masivos, ni clases escolares ni universitarias, sin fiestas ni restaurantes, sin mayor vida en espacios públicos... es bien real.

“Events, my dear boy, events” es la famosa frase de Harold McMillan cuando le preguntaron sobre el principal reto para su gobierno –“los hechos, mijito, los hechos”–, hoy un lugar común para ilustrar los eventos impredecibles que, con frecuencia, han afectado el curso de la historia.

Una clara lección deja la experiencia en China: la falta de libertad de información afecta negativamente las políticas preventivas en salud pública.

Estamos inmediatamente sometidos a enormes incertidumbres causadas por un virus hasta ayer desconocido, con los ojos y las esperanzas puestas en las informaciones y los hallazgos de los científicos. El covid-19 ha desatado también significativas incertidumbres políticas, sobre las cuales importa reflexionar.

Estado y libertades. Como señala Janan Ganesh en el Financial Times, en momentos como este, el “Estado intervencionista” gana plena legitimidad. No parece el tiempo ideal para pregonar los beneficios del mercado. Pero tampoco podemos perder las perspectivas. Importa advertir sobre los riesgos de intromisiones gubernamentales indebidas. Por lo menos una clara lección deja la experiencia en China: la falta de libertad de información afecta negativamente las políticas preventivas en salud pública.

Suertes del poder. Es muy temprano predecir cuál será el impacto del coronavirus en la suerte de gobiernos y regímenes hoy al mando. Los iraníes han perdido la confianza en sus autoridades. Este no será el ‘Chernobyl’ para China, sobre todo cuando parece que han podido contener el problema, pero es posible que el poder de Xi Jinping se haya debilitado. La reelección de Trump va a depender mucho de cómo maneje una crisis cuya existencia había subestimado, como si fuese una invención de sus opositores. El manejo de esta crisis será, así mismo, una prueba, y no cualquiera, para la Unión Europea.

Globalización y populismos. Nacionalistas a la Trump culparán a los ‘extranjeros’ de importar el virus, otra excusa para seguir levantando barreras proteccionistas. Pero, como observa Jeremy Cliffe en New Statesman, en vez del fin de la globalización estamos ante su “próximo capítulo”: “El covid-19 será una experiencia común (...) que exigirá un mayor grado de gobierno global que el que existe ahora”. Las soluciones de problemas como este, como los del medioambiente, requieren esfuerzos conjuntos de la comunidad internacional.

Estas y otras incertidumbres políticas condicionarán en buena parte las respuestas efectivas frente al problema que mantiene al mundo en suspenso. Y nuestras vidas tras el coronavirus.

Eduardo Posada Carbó

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.