Un pensador del presente

Un pensador del presente

Un libro que ofrece reflexiones sobre las más significativas preocupaciones del mundo contemporáneo.

01 de agosto 2019 , 07:56 p.m.

Tenía en la cabeza su próximo libro cuando se enteró de que sufría de esclerosis amiotrófica, esa enfermedad paralizante.

Sin fuerzas musculares pero lleno de lucidez, Tony Judt (1948-2010) aceptó la propuesta de publicar una prolongada conversación con el profesor de Yale Timothy Snyder. El resultado es un libro excelente que, al tiempo de ser un recorrido por la vida de Judt, ofrece reflexiones sobre las más significativas preocupaciones del mundo contemporáneo (Thinking the Twentieth Century, 2013).

Judt nació en Londres, en el seno de una familia judía con raíces en Europa oriental. Hizo estudios universitarios en Cambridge y la Escuela Normal Superior de París, que combinó con experiencias en kibutz de Israel. Enseñó en Oxford, Cambridge y Berkeley, antes de su cargo de historiador en la Universidad de Nueva York, donde trascurrió buena parte del resto de su carrera académica.

La trayectoria intelectual de Judt es ilustrativa de algunos de los dilemas de su generación. Provenía de una familia marxista. A los 13 años, su padre le regaló la biografía sobre Trotsky, en los tres tomos de Deutscher. En su casa distinguían entre el comunismo soviético y marxismo. Aprendió de Annie Kriegel y François Furet el valor de saber “responder racionalmente” ante situaciones concretas, en vez de apegarse a cualquier “fe”.

El libro de conversaciones con Snyder explora las distintas etapas de su vida, asociadas con diversos lugares geográficos que proyectan en una imagen cosmopolita extraordinaria

Su desarrollo intelectual puede seguirse a través de su prolífica producción. Judt se inició como historiador del socialismo francés, ante todo un historiador de las ideas. El libro de conversaciones con Snyder explora las distintas etapas de su vida, asociadas con diversos lugares geográficos que proyectan en una imagen cosmopolita extraordinaria.

‘Escritor inglés’, ‘Sionista de Cambridge’, ‘Intelectual francés’, ‘Liberal de la Europa oriental’, ‘Moralista americano’ son algunos de los subtítulos que introducen al lector a este fascinante recorrido vital. En sus estudios sobre los intelectuales franceses, prestó especial atención en algún momento a Leon Blum, Albert Camus y Raymond Aron, en un libro que retrata muy bien, creo, sus intereses cercanos al liberalismo y a la socialdemocracia (The Burden of Responsibility, 1998).

Encuentro particularmente atractiva su evolución como historiador. A comienzos de la década de 1980 se encontró, de manera “fortuita”, mezclado en discusiones sobre Europa oriental. Pronto comenzó a frecuentar la compañía de colegas checoslovacos, a leer historia de los países de la cortina de hierro, hasta reinventarse como especialista de una región que dio un vuelco tras la caída del muro de Berlín.

Esta nueva frontera del conocimiento le sirvió también para reconsiderar las perspectivas adoptadas de la historia francesa –por ejemplo, sobre las nociones de la vida pública, la sociedad civil y el papel del Estado–. No abandonó su defensa del “estado de bienestar”, pero reforzó quizás sus convicciones liberales, alejado de quienes aceptan los monopolios de una narrativa histórica, “un partido político”, una autoridad. “La buena sociedad –observa–, como el bien en sí mismo, no puede reducirse a una sola fuente: el pluralismo ético es una precondición necesaria para una democracia abierta”.

El lenguaje de Judt llega a todos. Para los historiadores, sus conversaciones con Snyder ofrecen además interesantes observaciones sobre la disciplina. Reivindica su papel en la formación de ciudadanos. Y la distingue de la “memoria”: esta puede ser necesaria, pero nunca puede reemplazar la historia.

Dictó otros libros antes de su muerte. Hay que volver sobre su obra, con mensajes llenos de relevancia en estos momentos de incertidumbre para la humanidad.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.