Secciones
Síguenos en:
Sucedió en Cúcuta

Sucedió en Cúcuta

Se encuentran allí las bases de una tradición constitucional sostenida.

19 de agosto 2021 , 08:00 p. m.

El 30 de agosto de 1821, los representantes del Congreso reunido en Cúcuta se dirigieron a los “habitantes de Colombia” para anunciarles la nueva constitución que gobernaría la unión entre Venezuela y la Nueva Granada, y que después incorporó a Ecuador y Panamá.

Fue el nacimiento de la llamada Gran Colombia.

Para conmemorar su bicentenario, destacados académicos, nacionales e internacionales, se congregarán en la Villa del Rosario la semana entrante con el fin de examinar los más diversos aspectos de nuestra vida constitucional. Es un programa exquisito y oportuno que merece la mayor divulgación: https://www.congresovilladelrosario.com/

Lo sucedido en Cúcuta hace 200 años tuvo enormes y duraderos significados que deben valorarse.

Ante todo, la unión sellada en Cúcuta hizo posible consolidar el proceso de independencia no solo en los territorios que formaron la Gran Colombia, sino en todo el continente. Fue un paso además crucial para ganar reconocimiento internacional.
El texto de la Constitución en sí mismo es de gran interés. Había antecedentes de importancia, en Venezuela y en Nueva Granada. Pero los principios adoptados durante las primeras experiencias republicanas, entre 1811 y 1815, se vieron arraigados en Cúcuta.

Se encuentran allí las bases de una tradición constitucional sostenida, con excepciones, y enriquecida en dos siglos de existencia. Considérense el carácter “popular representativo” del gobierno, la división de poderes junto con la previsión explícita de evitar que el pueblo depositara el ejercicio de la soberanía “en unas solas manos”, el bicameralismo, las disposiciones sobre derechos ciudadanos.

No fue un texto del todo “democrático” –ninguno lo era entonces en el mundo–. Hay que saber juzgarlo en su contexto histórico.

De mayor significado quizás: no fue una constitución de papel. Con frecuencia, la Gran Colombia solo suele suscitar lamentos por su fracaso. Vale la pena repasar sus logros, comenzando por el de la independencia.

La unión sellada en Cúcuta hizo posible consolidar el proceso de independencia no solo en los territorios que formaron la Gran Colombia, sino en todo el continente. 

En una columna reciente, Salomón Kalmanovitz destacó las importantes medidas adoptadas por el Congreso de Cúcuta en materias económicas, políticas y sociales (Ámbito Jurídico, 19/7/2021). Los adelantos de la Gran Colombia, en medio de difíciles circunstancias (estado de guerra con España, escasos recursos fiscales, en proceso de aprendizaje con nuevas instituciones) son admirables. Así lo muestra el libro de David Bushnell El régimen de Santander en la Gran Colombia.

Los congresistas de Cúcuta en 1821 sentaron las bases de la república, distanciados de algunos de los postulados de Simón Bolívar, quien, en el Congreso de Angostura, dos años atrás, había sugerido establecer un Senado vitalicio. Fue una sugerencia desatinada. Más desatinada fue la idea de imponer su constitución boliviana con la figura del presidente vitalicio. Como lo ha mostrado Daniel Gutiérrez Ardila, los empeños dictatoriales de Bolívar socavaron “la institucionalidad republicana” y explican en muy buena parte la desintegración final de la Gran Colombia (ver su ensayo en el libro editado por Isidro Vanegas, El siglo diecinueve colombiano (Bogotá: Plural, 2017).

Es muy posible que la Gran Colombia fuese apenas una ilusión pasajera. Los sabios constituyentes de Cúcuta habían previsto revisar lo adoptado diez años después. Cualquier repaso de los documentos de la época revela la existencia de naciones distintas, si bien confederadas en un momento histórico.

De cualquier manera, importa reconocer que los principios fundamentales acogidos en Cúcuta sobrevivieron en la Constitución de 1832. Quienes se reunirán en la Villa del Rosario la semana entrante tienen mucho para conmemorar.

EDUARDO POSADA CARBÓ

(Lea todas las columnas de Eduardo Posada Carbó en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.