¿Solos en la globalización?

¿Solos en la globalización?

El coronavirus forzará a la humanidad a darse cuenta de los “serios peligros de la desunión global”.

19 de marzo 2020 , 08:27 p.m.

“Nos hemos quedado solos: de la Unión (Europea) no ha llegado un solo médico, una sola mascarilla, un solo hospital de campaña”, escribió Gianluca di Feo, subdirector de 'La Repubblica'.

Es un duro dictamen contra la inoperancia de una entidad diseñada para la cooperación entre sus miembros. Sobre todo en tiempos de crisis. Pero no. Ha ocurrido lo contrario. Según Di Feo, frente al coronavirus, “cada país se ha movido por su cuenta, con un solo resultado: lo que está sucediendo en Italia probablemente sucederá pronto en Francia, Alemania y España. Nos hubiera gustado tomar decisiones comunes, no las ha habido”.

El comportamiento europeo es paradigmático del seguido por el resto del mundo. Cada país, en lo suyo; uno tras otro, cerrando fronteras. La falta de coordinación mundial es patética. Esa es la impresión que deja una lectura de las noticias, mientras el pánico frente a la pandemia alimenta fobias contra lo ‘extranjero’.

¿Es el coronavirus “agente poderoso de desglobalización”, como sugiere Kate Andrews en 'The Spectator'? Estaríamos en una trayectoria inversa a la recorrida en décadas recientes: en vez de progresar interconectados mundialmente, se impondrían las barreras, “diseñadas primero para detener el flujo de immigrantes” y ahora, para contener pandemias.

Levantar barreras puede servir como medida de corto plazo para contener epidemias. En el
largo plazo, tales atrincheramientos son nocivos.

Las señales de la ruta aislacionista son visibles y preocupantes. Importa reconocer que el covid-19 les ha dado más argumentos a nacionalistas y populistas, enemigos de la globalización, desde derechas e izquierdas. Pero el coronavirus, por el contrario, ilustra muy bien la necesidad de la colaboración mundial para combatir el problema.

Como observa Andrés Ortega, es el momento de recuperar “la idea de una comunidad global frente a lo que es un mal global” (realinstitutoelcano.org).

La falta de una respuesta internacional concertada no deja de sorprender. ¿A qué se debe la ausencia de una acción global en momentos tan graves como este, cuando el virus está afectando más de cien países?, se preguntaba el expremier británico Gordon Brown. Vivimos un “mundo dividido, sin líderes”, sujetos a sufrir por “la tendencia de actuar solos” ('The Guardian', 13/4/20).

Brown confía en las posibilidades de un liderazgo colectivo global con capacidad para poner en marcha medidas efectivas de los organismos internacionales. Una “cumbre global” en las actuales circunstancias tendría que ser “virtual”, una dificultad en sí misma para sostener conversaciones personales francas de alto nivel. La máxima dificultad se encuentra en el simple vacío de liderazgo global de los países más poderosos.

“La grave crisis que hoy enfrenta la humanidad –observa el historiador Yuval Harari– no es solo debida al coronavirus, sino también a la falta de confianza entre los seres humanos”. En particular, a la falta de confianza (alimentada, en parte, por políticos irresponsables) en los científicos (los “expertos”) y la cooperación internacional: “Como resultado, enfrentamos esta crisis privados de líderes globales que puedan inspirar, organizar y financiar una respuesta global coordinada” ('Time', 15/4/20).

Harari nos recuerda además las trágicas plagas del pasado, ocurridas mucho antes de la ‘globalización’. Levantar barreras puede servir como medida de corto plazo para contener epidemias. En el largo plazo, tales atrincheramientos son nocivos, conducentes a “colapsos económicos sin ofrecer protecciones reales” contra pandemias. En cualquier caso, la urgencia de la colaboración internacional es evidente.

El coronavirus, como advierte Harari, forzará a la humanidad a darse cuenta de los “serios peligros que plantea la desunión global”.

Eduardo Posada Carbó

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.