Populismo: 50 años...

Populismo: 50 años...

¿Movimiento? ¿Estrategia política? ¿Ideología? Cincuenta años después, el debate continúa.

08 de agosto 2019 , 07:16 p.m.

“Un fantasma persigue al mundo: el populismo”. Así abre el libro editado por Guita Ionescu y Ernest Gellner, Populism. Its meaning and national characteristics, publicado hace 50 años. Fue, quizá, uno de los primeros textos que buscaron entender el fenómeno desde una perspectiva global. “No hay duda sobre la importancia del populismo”, decían entonces los editores en la introducción del volumen: “Pero nadie tiene claridad sobre qué es la cosa”.

Medio siglo después, cuando el ‘populismo’ parece copar nuevamente el escenario mundial, no como fantasma sino ahora como protagonista político central, ¿tenemos acaso mayor claridad sobre el fenómeno? ¿Qué lecciones dejó aquel ejercicio pionero?

Para quienes hasta hace poco creían que el populismo era un comportamiento exclusivo de Latinoamérica (hasta su lugar de origen), la lectura del libro de Ionescu y Gellner puede ser aleccionadora.

Para comenzar, la expresión parece haber surgido de la experiencia norteamericana. Fue en Estados Unidos donde el primer movimiento identificado como “populista” tuvo lugar, con el surgimiento del Partido del Pueblo, llamado ‘populista’, que ganó renombre con las elecciones presidenciales de 1896. No debe sorprender, pues, que el libro de Ionescu y Gellner se inicie con un capítulo sobre ‘Norteamérica’.

Medio siglo
después, cuando el ‘populismo’ parece copar nuevamente el escenario mundial, no como fantasma sino ahora como protagonista político central, ¿tenemos acaso mayor claridad sobre el fenómeno?

El otro populismo histórico se desarrolló aún más alejado de la realidad latinoamericana: en Rusia. Problemas de traducción vuelven el debate un poco más complejo. En ruso, narodnichestvo es la palabra asociada al ‘populismo’: un movimiento de intelectuales que imaginaron una utopía rural y propiciaron actos terroristas durante la segunda mitad del siglo XIX.

Es difícil establecer comparaciones entre estos populismos históricos. Andrzej Walicki lo intentó en su capítulo para el libro de Ionescu y Gellner, solo para concluir con escepticismo que el “populismo” ruso tuvo “características irrepetibles” y que, frente a fenómenos tan disparejos, él prefería llamarlo narodnichestvo. El libro también incluyó capítulos sobre Europea oriental, África, y...

... Y, sí, Latinoamérica. Podrá sorprender el sitio marginal que pareciera tener el capítulo sobre la región, escrito por Alistair Hennessy. De acuerdo con los editores, tal capítulo no formó parte de los ensayos originales que sirvieron de base al libro: fue añadido (como otros) en el proceso de producción del volumen, para “completar (...) el examen de la materia”.

Cómo una palabra que se originó en prácticas estadounidenses terminó, entre algunos sectores académicos, asociada casi exclusivamente con la política latinoamericana es un tema por explorar. En efecto, las intenciones comparativas del libro de Ionescu y Gellner no parecen haber tenido mayor eco inmediato. La historiografía estadounidense siguió su curso aislado, al tiempo que la literatura sobre populismo fue ‘conquistada’ hegemónicamente por el latinoamericanismo.

Solo en fechas recientes, con el supuesto ‘resurgimiento’ del fenómeno, ha comenzado a florecer la literatura comparativa sobre el tema. Cass Mudde y Cristóbal Rovira editaron una colección de ensayos sobre Europa y las Américas, cuyos autores indagan si el populismo es una amenaza o un correctivo de la democracia. Rovira es uno de los editores del Oxford Handbook of Populism, que incluye capítulos sobre todos los continentes del mundo. El protagonista central de un número de Foreign Affairs (2016) dedicado al populismo no fue Latinoamérica, sino Estados Unidos.

¿Movimiento? ¿Estrategia política? ¿Ideología? Cincuenta años después, el debate continúa. Pero el libro de Ionescu y Gellner sigue siendo un buen punto de partida.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.