close
close
Secciones
Síguenos en:
Ómicron

Ómicron

El panorama se verá mejor cuando la comunidad científica logre un cuadro más cercano de la variante.

02 de diciembre 2021 , 08:00 p. m.

Antes fue delta, ahora es ómicron.

No hay sorpresas, pues estábamos advertidos sobre las posibilidades de nuevas variantes del covid-19, y de sus inciertas consecuencias. Pero tras casi dos años de las primeras noticias sobre la aparición del virus en Wuhan, y los buenos éxitos de las vacunas, el mundo esperaba recibir con mayores esperanzas el 2022. Ómicron parece amenazar con posponer el adiós a la pandemia. ¿O no?

(También le puede interesar: Voces de esperanza)

Es muy temprano para saber la respuesta. Se sabe, sin embargo, que los casos de infección en Sudáfrica, donde primero se detectó la variante, han crecido de manera "exponencial": de 300 a más de mil por día en una semana. Ómicron se ha expandido a una quincena de países (The Guardian, 2/12/2021).

Y con lo que ya se sabe sobre los efectos letales del covid-19 es mejor prender todas las alarmas. Como señaló David Pilling en el Financial Times (30/22/21): "La precaución dicta que, hasta que se demuestre lo contrario, ómicron debe ser tratado como una amenaza".

Eso es lo que han comenzado a hacer los gobiernos.

La semana pasada, Inglaterra anunció nuevas medidas restrictivas sobre el movimiento de pasajeros que ingresan al país; las máscaras faciales han vuelto a ser obligatorias en ciertos lugares públicos. Los desarrollos de los próximos días indicarán si existe o no la necesidad de tomar otras medidas. Antes de ómicron, de todas maneras, algunos países europeos, como Austria, habían decretado nuevos confinamientos.

La experiencia adquirida durante la pandemia debe servir para informar las respuestas ante la amenaza. Es claro que el estado de alerta hoy ha motivado reacciones rápidas frente al problema. Como observó The Economist, mientras que el mundo tardó hasta meses en entender la gravedad de lo ocurrido a comienzos de 2019, esta vez, "en contraste", a las noticias siguieron las medidas en cuestión de "horas".

Más que otra simple campana de alerta, ómicron subraya la necesidad de reforzar los programas de vacunación global.

De extenderse el problema, uno de los grandes interrogantes sería político: ¿cómo reaccionarán las poblaciones de los países que decidan volver a introducir nuevas restricciones sociales y confinamientos?

Un informe del Financial Times (1/12/2021) sugiere que la extensión de la pandemia está abriendo "espacios" para la expansión de las protestas de grupos anti-vacuna o "anticonfinamiento", libertarios, identificados con movimientos populistas, de derechas e izquierdas. Recientemente, miles de personas han salido a marchar bajo tales consignas en Viena, La Haya y Bruselas.

Las señales son algo contradictorias. Una búsqueda rápida en Google indica que hace unos meses se nos decía que el populismo había caído durante la pandemia. El mensaje ahora va en dirección contraria. Algunos, según el mismo informe del Financial Times, predicen "una nueva era de inestabilidad política".

El panorama se verá mejor en las próximas semanas, cuando la comunidad científica logre un cuadro más cercano sobre ómicron.

"Estamos más preparados para defendernos de ómicron que a comienzos de la pandemia", anota Eric Topol, profesor de Medicina Molecular (The Guardian, 1/12/2021).

Es una frase bastante obvia que, no obstante, debe resaltarse. "Tenemos las herramientas para prevalecer sobre ómicron", añade Topol: máscaras, medidas de distanciamiento social, y, ante todo, vacunas que han probado ser muy efectivas (95 %) contra el virus. Se esperan mayores adelantos científicos. El profesor Topol advierte, además, que en un país como Estados Unidos el problema sigue siendo la variante delta, que no se ha podido contener por la falta de un cubrimiento más completo de vacunación.

Más que otra simple campana de alerta, ómicron subraya la necesidad de reforzar los programas de vacunación global.

EDUARDO POSADA CARBÓ

(Lea todas las columnas de Eduardo Posada Carbó en EL TIEMPO, aquí)

Más de Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.