Manejar la victoria

Manejar la victoria

Se requiere que los derrotados acepten el veredicto de las urnas y se mantengan en el juego.

17 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

‘El consentimiento del perdedor’. Con este nombre se conoce una de las teorías más interesantes sobre la consolidación de las democracias. Muy simple: para que estas salgan adelante, se requiere que los derrotados acepten el veredicto de las urnas y se mantengan en el juego.

La simpleza de la proposición abre un interrogante complejo. En palabras de Adam Przeworski: “¿Cómo ocurre que las fuerzas políticas que pierden en una contienda aceptan el resultado y continúan participando en vez de subvertir las instituciones democráticas?”.

Un ejemplo famoso es la derrota de Gore en las elecciones norteamericanas de 2000. A pesar de las dudas sobre el triunfo de Bush, tras la decisión de la Corte, Gore asintió al veredicto. Este es un hecho, no una explicación. Entenderlo exige saber qué condiciona el comportamiento del electorado, los líderes y sus partidos.

Un grupo de politólogos, encabezados por Christopher Anderson, ha puesto a los perdedores en el centro de la indagatoria democrática. Su respuesta invita a reflexionar sobre los valores ciudadanos, las instituciones que moldean el comportamiento de los perdedores y el contexto histórico bajo el cual se desenvuelven (Losers’ Consent, Oxford, 2005).

A la teoría del ‘consentimiento del perdedor’ habría que enfrentarle, pues, su contraparte, llámesela ‘la humildad del ganador’.

En otras palabras, para Anderson y sus colegas, la resiliencia o, más aún, el buen éxito de las democracias dependen en gran parte de las actitudes de la oposición, la fuerza derrotada en las urnas. Ello no quiere decir que sobre la oposición recaiga exclusivamente la responsabilidad respecto del curso de las democracias.

Tal sería el caso de las oposiciones de extrema, desleales por principio a las formalidades democráticas. Pero, en últimas, los grados de confianza que los perdedores mantengan en la democracia dependen de la existencia de instituciones justas, en cuya construcción los ganadores (léanse ‘los gobiernos’) tienen por lo general mayor peso.

A la teoría del ‘consentimiento del perdedor’ habría que enfrentarle, pues, su contraparte, llámesela ‘la humildad del ganador’.

La historia colombiana está llena de ejemplos para poner a prueba la teoría de Anderson y sus colegas. El que suelo preferir nos remite a las elecciones de 1836-1837, las primeras en nuestra historia, cuando el Gobierno (Santander) perdió la presidencia y les entregó el poder a sus opositores (Márquez).

Lo sucedido durante el nuevo cuatrienio, con su desemboque de inestabilidad, no puede atribuírsele a la falta inicial del ‘consentimiento del perdedor’. Quienes perdieron aceptaron la derrota. Con Santander fuera de la presidencia, se inauguró la oposición moderna en Colombia, desde la tribuna parlamentaria y la prensa. Pero el gobierno ganador llegó con ganas de arrasar, humillando a los derrotados en la burocracia y en las siguientes elecciones.

No estamos en la década de 1830. Las instituciones colombianas han abierto hoy nuevos espacios para la oposición, incluyendo curules en el Congreso para los perdedores –un incentivo, sería de esperar, para que los de la oposición apreciaran mejor la tribuna parlamentaria en vez de preferir la política de la calle–.

Pero aquel ejemplo sirve para advertir que el ‘consentimiento del perdedor’ depende muchas veces de la ‘humildad de los ganadores’. Anderson y sus colegas lo reconocen cuando observan las exigencias del compromiso democrático: ganadores dispuestos a asegurar que los perdedores no estén muy descontentos y perdedores que asienten al derecho de gobernar de los ganadores.

Las democracias exigen tanto manejar bien las victorias como consentir las derrotas. Solo así perdura el círculo virtuoso que les da vida: los ganadores de hoy serán los perdedores de mañana, y viceversa.

EDUARDO POSADA CARBÓ

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.