Lecciones de un proceso

Lecciones de un proceso

Se trata de problemas inherentes a la democracia exacerbados por los adelantos del mundo moderno.

07 de noviembre 2019 , 10:00 p.m.

Llegó la fecha límite, 31 de octubre, día que el primer ministro británico, Boris Johnson, había señalado en su ultimátum (“todo o nada”) para abandonar la Unión Europea. Pasaron las fiestas de Halloween, y en la madrugada siguiente, en vez de celebrar el brexit, el país se preparaba nuevamente para elecciones generales, las terceras en menos de cuatro años.

“Aquí viene la elección brexit”, anunció el editorial de The Economist, en el que examinaba las características de una campaña que arrancó casi desde el día que Johnson se posesionó de su cargo. Marcada por sus extraordinarios grados de incertidumbre (más allá de la incertidumbre natural que acompaña a toda elección en democracia), el escenario es también uno de fragmentación partidaria y polarización, preocupantes en una sociedad famosa por su estoicismo tradicional.

Es posible, y hasta sano, hacer el esfuerzo de tomar distancia de los titulares de prensa con el fin de apreciar la trayectoria ‘democrática’ del proceso del brexit, desde los resultados del referendo en junio de 2016. Por un lado, el país parece paralizado: los sucesivos intentos para la salida británica de Europa no han recibido respaldo del Parlamento. Por otra parte, sin embargo, lo sucedido puede tomarse como una lección (si bien una lección costosa) de cómo funcionan las democracias ante sus dilemas contemporáneos.

Debo esta última observación a uno de mis hijos, quien en días pasados me advertía cómo el comportamiento de muchos de los parlamentarios contradecía el estereotipo que tenemos hoy de la clase política.

Algunos se han mantenido firmes en sus creencias, hasta costarles la membresía de sus respectivos partidos. Otros han intentado interpretar la voluntad de sus electores, así choque con sus posturas. La Cámara de los Comunes es el centro de un gran debate nacional sobre el futuro (y el pasado y el presente) del país, debate extendido en la prensa y en las manifestaciones callejeras. El tono de voz se ha subido a ratos, las tensiones son altas, pero la deliberación ha prevalecido, sin violencia.

“La democracia es el único sistema que conocemos donde es posible deshacerse de líderes impopulares sin derramamiento de sangre”. Es hoy uno de los argumentos más conocidos en su defensa, repetido esta semana por el filósofo Jonathan Wolff. Pero lo que está en juego ahora no es la suerte de un líder impopular, sino el destino de una nación enfrentada a problemas de su propia identidad, con enorme impacto en las generaciones del porvenir.

Wolff recordaba el argumento en un debate promovido por The Times Literary Supplement (TLS), con otro filósofo, John Tasioulas, a propósito de los dilemas planteados por el referendo del brexit, aún sin resolver.

Se trata, en buena parte, de problemas inherentes a la democracia, examinados quizás desde la antigüedad, pero exacerbados por los adelantos del mundo moderno. ¿Cómo hacer compatibles las demandas de efectividad gubernamental con la necesidad de respetar la voluntad ciudadana? ¿Tienen los ciudadanos los conocimientos que a veces exige la toma de decisiones sobre asuntos sumamente complejos? ¿Qué tipo de democracia queremos: directa o representativa? ¿Son acaso excluyentes?

Wolff y Tasioulas no resuelven tales problemas. Están de acuerdo en que las democracias no se agotan en las elecciones ni en las mayorías. El respeto a las minorías, las garantías constitucionales, los espacios para las disidencias y la deliberación son también de la esencia democrática. La democracia no puede funcionar sin representación.

¿Pero cuándo debe acudirse a referendo, y cómo implementarlos? El proceso del brexit está dejando unas cuantas lecciones.

EDUARDO POSADA CARBÓ

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.