La voz de Cardoso

La voz de Cardoso

O las instituciones democráticas se adaptan a las nuevas circunstancias o se convertirán en fósiles.

05 de diciembre 2019 , 07:00 p.m.

“La democracia está en crisis, en Europa y las Américas”, señaló el expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso en una reciente conferencia en Oxford. Es una observación hoy generalizada. Pero que adquiere dimensiones especiales en la voz de quien, además de haber dirigido los destinos de su país, sigue proyectando la sabiduría del notable sociólogo que lideró como pocos el movimiento intelectual de la región contra las dictaduras en décadas pasadas.

“Fue la gran causa de mi generación”, anota Cardoso: una observación que importa subrayar con el fin de valorar esa conquista que fue entonces la democracia.

En Latinoamérica, añade, “tuvimos que luchar largo y duro para hacer la transición de la dictadura al Estado de derecho”. Fueron, primero, años de exilio y producción académica (su libro con Faletto, Dependencia y desarrollo, se publicó hace 50 años).
Siguió después, ya de regreso en Brasil, su campaña contra el régimen militar hasta llegar al poder, desarrollos narrados en sus exquisitas memorias, The Accidental President of Brazil (2006).

Hubo logros de enormes significados —en derechos civiles y políticos, a los que se sumaron mejoras de bienestar—. Tales logros parecen a ratos desvanecidos en los actuales momentos, amenazados tanto por olas contra el progreso como por manifestaciones de ira frente a tantos desencantos e incertidumbres.

Historiadores del futuro, dice Cardoso, identificarán los inicios de la crisis con la debacle financiera de 2008. Existiría un vínculo muy claro entre la globalización y la crisis de las democracias

Las reflexiones de Cardoso no se limitaron a Latinoamérica.

“Hay un método en esta locura”: una cita de Shakespeare de la que se vale para sugerir cierta articulación en hechos que, a primera vista, se muestran dispersos en el panorama mundial. Pero las manifestaciones se repiten en distintos lugares: “populismo, nacionalismo, proteccionismo, xenofobia”. Dos eventos marcarían la época: el brexit y la elección de Trump. Cardoso lamenta los ataques contra el proyecto de la Unión Europea, una de las “grandes aventuras políticas de nuestros tiempos”.

Historiadores del futuro, dice Cardoso, identificarán los inicios de la crisis con la debacle financiera de 2008. Existiría un vínculo muy claro entre la globalización y la crisis de las democracias: mientras la economía, las comunicaciones y la cultura se globalizaban, “la democracia representativa permaneció esencialmente nacional”. Los Estados nacionales, minados por la globalización, perdieron capacidad para reaccionar frente a las crecientes demandas ciudadanas.

Tales brechas han sido agudizadas por las rápidas transformaciones tecnológicas de la revolución digital. Su impacto ha sido “repentino y devastador”.

¿Qué hacer?

Para Cardoso, la alternativa es clara: o las instituciones democráticas se adaptan a las nuevas circunstancias o se convertirán pronto en “fósiles”. Es necesario “ajustar sus instituciones a las nuevas formas de asociación y comunicación”. En otras palabras, urge “reinventar la democracia”. Con ello no sugiere desechar su dimensión representativa, sino reimaginarla con elementos efectivos de participación ciudadana.

La suya es una propuesta global que trasciende las fronteras del continente. Su punto de partida es la reiteración de su fe democrática, con mayores posibilidades frente a la irrupción de una nueva ciudadanía. Estamos, nos indica Cardoso, en una encrucijada.

Cardoso advierte contra los demagogos que suelen hacer fiesta en medio de las calamidades. Y contra las tendencias destructivas que se alimentan de “odios, temores y resentimientos”, especie de “Zeitgeist tóxico (...) que contamina el debate público”.

Encontrar el camino para salir de la crisis exige una discusión intelectual de mayor amplitud. Serenidad. Y voces como la de Cardoso, con eco universal.

Empodera tu conocimiento

Más de Eduardo Posada Carbó

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.