La paz en el bicentenario

La paz en el bicentenario

Lo que hizo la Generación del Centenario podría servirnos de inspiración.

10 de mayo 2019 , 12:34 a.m.

A mediados de 1910, Bogotá se vistió de fiesta. ¿La ocasión? El centenario de la independencia. Fue una celebración sin lujos. Pero durante más de quince días, la ciudad fue el escenario de inauguraciones de estatuas, exhibiciones industriales y artísticas, conferencias en variados auditorios, retretas y fuegos artificiales que se extendían desde el centro hasta los barrios populares.

Al repasar sus manifestaciones (basta una mirada al magnífico libro que se publicó sobre la ocasión un año después), es fácil prestar atención a las fotos de homenajes a los héroes de la independencia (Emiliano Isaza y Lorenzo Marroquín, eds., Primer centenario de la independencia de Colombia, 1810-1910). Una lectura más detenida, sin embargo, puede sorprender por el tono reflexivo que dominó la atmósfera de las fiestas patrias.

No habían pasado diez años desde el fin de la guerra de los Mil Días (1899-1902). Si bien el gobierno de Reyes hizo notables esfuerzos de conciliación, estos se vieron frustrados por los rumbos dictatoriales de su administración. El centenario se convirtió así en una gran fiesta de la paz que supo congregar a líderes de todos los partidos, enfrentados años atrás en los campos de batalla.

Fue un momento propicio para “saludables meditaciones”, como lo expresó el presidente interino Ramón González Valencia, quien contrapuso, con abierta vergüenza nacional, un pasado de conflictos frente a un porvenir de posibilidades e ilusiones. Le correspondió a su sucesor, Carlos E. Restrepo, elegido en medio de las celebraciones, poner en práctica las políticas ejemplares del movimiento republicano, cuyo eje fue el principio de la tolerancia.

En aquellas fiestas, puede afirmarse sin exageraciones, se inauguró un período prolongado de paz y creciente bienestar sin precedentes en la república.

Al celebrarse nuestro bicentenario del 20 de julio no se había iniciado aún el proceso de paz que puso fin al conflicto con las Farc en 2016. Habría sido entonces prematuro exigirles a las conmemoraciones del 2010 el tipo de ‘saludables meditaciones’ que provocó aquel centenario. Hoy, sin embargo, las condiciones han cambiado.

La proximidad del bicentenario de la fecha en que se selló la independencia, tras el triunfo en Boyacá el 7 de agosto de 1819, se convierte en una gran oportunidad para abrir un nuevo espacio para consolidar las conquistas de la paz y, una vez más, reflexionar sobre las trayectorias nacionales.

Existen ya iniciativas en curso. Una de ellas, lanzada por EL TIEMPO, es ‘La columna bicentenaria’, coordinada por los profesores Daniel Gutiérrez (Externado) y Franz Hensel (Rosario), un valioso esfuerzo colectivo donde se nos proponen lecturas revisionistas de nuestro pasado, bastante refrescantes.

En la más reciente ‘columna bicentenaria’, por ejemplo, Isidro Vanegas refuta la noción de la Colombia fracasada, divulgada desde temprano por Simón Bolívar.
Vanegas, quien acaba de publicar un libro sobre Las batallas de Boyacá, rescata el valor de las primeras experiencias postindependentistas, cuando se abrieron espacios “para el aprendizaje de la vida republicana, no solo por parte de los notables de las grandes ciudades, sino también de la gente común de pequeñas localidades” (7/5/19).

La idea de la ‘nación fracasada’ fue un legado bolivariano, perpetuado hasta nuestros días. Se alimenta, claro está, de dolorosos episodios históricos. Pero una narrativa dominante, dedicada exclusivamente a la tragedia, estaría reforzando mitos que se vuelven barreras para el porvenir.

Repensar la nación en paz. Eso fue lo que hizo la Generación del Centenario. Podría servirnos de inspiración.

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.