La pandemia con Camus

La pandemia con Camus

Albert Camus dejó de ser un autor apetecido en algún momento, pero su obra gana relevancia.

08 de octubre 2020 , 10:07 p. m.

Recuerdo haber comenzado a leer su gran novela en mi adolescencia, pero no fui muy lejos. Albert Camus dejó de ser después un autor apetecido en algún momento, quizás por sus posturas liberales cuando el liberalismo estuvo acorralado. Pero su nombre y su obra ganan más y más fama con el paso de los años

Con el coronavirus, las ventas de La peste se multiplicaron “exponencialmente” (London Review of Books, 7/5/2020). Fue uno de los libros recomendados por Juan Gabriel Vásquez en una excelente mesa redonda sobre la literatura en tiempos de pandemia. Así que, en mi primera visita a la nueva librería del barrio tras el confinamiento, no dudé en comprar la última edición de Penguin, que he leído casi sin descanso.

Publicada originalmente en 1947, La peste, una crónica de lo sucedido en Orán, la ciudad que se despierta horrorizada por la aparición de tanta rata muerta antes de que los contagios comiencen a cobrarse vidas humanas, es un relato universal que mantiene toda su vigencia, lleno de profunda sabiduría.

Impresiona ante todo su intemporalidad.

Desde nuestras inexcusables sorpresas ante la propagación del virus hasta las políticas desplegadas para combatirlo, el mundo retratado entonces por Camus en Orán parece en muchos aspectos el que hoy vivimos. A pesar de tantas guerras y pestes, “las pestes y las guerras siempre encuentran a la gente igualmente desprevenida”. Sin preparación, y renuentes para reconocer el mal hasta que se acumulen los cadáveres.

La novela de Camus capta de manera extraordinaria nuestras sensibilidades, entre ellas la del olfato, en ese “aire pesado con los olores de desinfectante” que se ha mantenido en nuestras narices durante todos estos meses.

Desde nuestras inexcusables sorpresas ante la propagación del virus hasta las políticas desplegadas para combatirlo, el mundo retratado por Camus en Orán parece en muchos aspectos el que hoy vivimos

Jacqueline Rose, profesora de Humanidades en Birbeck, ha escrito un excelente ensayo en el que examina la relevancia de La peste frente al covid-19 (Pointing the Finger, London Review of Books, 7/5/2020). “Nos cuesta trabajo saber qué está pasando”, nos dice. Como en Orán. Rose extiende su análisis a los problemas sociales, políticos y culturales que la pandemia deja expuestos con crudeza. Y reflexiona también, en forma crítica, sobre la supuesta igualdad compartida en la tragedia.

“Una vez se cerraron las puertas, todos observaron que estaban en el mismo barco”, escribe el cronista.

Cierto, puede ser el mismo barco, aunque con distintos compartimentos. Pero Camus “dramatiza” en su obra, como señala Margaret Grey, “la victoria del espíritu humano y la solidaridad” sobre las amenazas del desmembramiento social (The Cambridge Companion to Camus, 2007). Lo personifican casi todos sus personajes: Rieux, médico ejemplar; Tarrou, el cronista; hasta Rambert, el periodista que quiso por todos los medios salir de Orán.

A ratos, más que a ratos, la lectura de la novela es aplastante, y no puede dejar de serlo frente a las dimensiones de la tragedia. Pero el mensaje de Camus es una invitación a luchar contra la peste, así su peligro sea eterno. Su crónica es un modesto registro de lo “que había que hacer y de lo que, sin duda, tendrá que volver a hacerse contra este terror”.

Es, así mismo, paradoja extrema, un canto a la vida. Como señala Robert Zaretsky, Camus rompió con el absurdo: nuestra vida es trágica no porque sea miserable, sino “precisamente por ser (...) magnífica” (Albert Camus. Elements of a Life, 2010).
Es un apego a la vida acompañado de fe en el ser humano: “Hay con frecuencia más gente buena que mala”. “Hay más en los hombres que admirar que despreciar”, reflexiona el cronista al final de la peste. Una reflexión que recoge Rose para concluir su ensayo: “Un pensamiento para lo que sigue, cuando habrá tanto por hacer”.

EDUARDO POSADA CARBÓ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.