Hora de moderación

Hora de moderación

Radicalismos. Los hay de derechas e izquierdas. Se reflejan en la intransigencia de sus demandas.

28 de noviembre 2019 , 07:35 p.m.

Radicalismos, preferencias autoritarias y tendencias regionales en dicha dirección: en tales circunstancias, las experiencias latinoamericanas del pasado desembocaron en dictaduras. Por el contrario, las transiciones hacia la democracia habrían sido motivadas por comportamientos opuestos: moderación y afinidades normativas, en medio de olas regionales democratizantes.

Estos son los elementos centrales de la teoría de Scott Mainwaring y Aníbal Pérez-Liñán para explicar el auge y caída de las democracias y dictaduras en Latinoamérica (Democracies and Dictatorships in Latin America. Emergence, Survival and Fall: Cambridge University Press, 2013).

Para algunos, dichos postulados parecerían de Perogrullo. Entre científicos sociales, sin embargo, la tendencia dominante ha sido encontrar las causas de los cambios de regímenes en estructuras socioeconómicas, niveles de desarrollo e intereses materiales, particularmente en Latinoamérica. Los factores políticos han solido pasar a segundo plano, más aún si se trata de valores y preferencias normativas.

Mainwaring y Pérez-Liñán les atribuyen además el mayor protagonismo a los “actores políticos”, antes que a la masa de la población. Se ubican así en el campo “elitista” de la discusión. Pero sus “actores políticos” no son solo presidentes y líderes, sino sobre todo las organizaciones: partidos, sindicatos, militares, gremios empresariales...

La tendencia dominante ha sido encontrar las causas de los cambios de regímenes en estructuras socioeconómicas, niveles de desarrollo e intereses materiales, particularmente en Latinoamérica

Son los comportamientos de tales actores los que, finalmente, marcan la trayectoria de un país en una u otra dirección, condicionados por el ambiente internacional.

Radicalismos. Los hay de derechas e izquierdas. Se reflejan en las políticas que defienden y en la intransigencia de sus demandas, exigidas a la brava y con urgencia, para ya. Mainwaring y Pérez-Liñán distinguen entre polarización y radicalismo. Un sistema de partidos con políticas polarizantes puede, no obstante, funcionar si existen acuerdos sobre las reglas de juego. Los radicalismos obstruyen la posibilidad de las reformas, que siempre requieren acuerdos, diálogos y paciencia.

Preferencias normativas. Más allá de políticas específicas, importa, y mucho, si los actores políticos valoran la democracia y sus instituciones o si se inclinan hacia el autoritarismo. No sirve cualquier democracia. Mainwaring y Pérez-Liñán, creo, tienen en mente las democracias liberales y representativas, aquellas que trazan límites al poder y defienden los derechos de las minorías.

Si los actores políticos (partidos, sindicatos, militares, gremios empresariales, presidentes) defienden la democracia, se incrementarían las posibilidades de que esta sobreviva.

Aunque los desarrollos políticos transcurren bajo distintas circunstancias en los distintos países, ellos no suelen ocurrir en aislamiento. La atmósfera internacional cuenta. Y esta en Latinoamérica tiene además una dimensión regional significativa. Esto no quiere decir que todos los países marchen en la misma dirección, pero sería necio negar conexiones que se facilitan por afinidades culturales e históricas.

Cuando Mainwaring y Pérez-Liñán comenzaron a publicar los resultados de sus investigaciones (mucho antes de que apareciera el libro), aún parecía que un nuevo consenso se había abierto paso en la región: la “utopía armada” era reemplazada por el reconocimiento de los valores democráticos. La moderación triunfaba sobre el radicalismo.

Al publicarse el libro, seis años atrás, todavía prevalecían los factores que, en su sentir, favorecían la democracia por encima de los autoritarismos. Pero ya existían serias señales de deterioro. Sus advertencias de entonces deben servir para prender hoy todas las alarmas.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.