Dosis de Pinker

Dosis de Pinker

El progreso no forma parte de la naturaleza. Hay que conquistarlo.

16 de enero 2020 , 07:36 p.m.

Steven Pinker es un profesor de sicología de la Universidad de Harvard, de renombre mundial. Su portal digital describe sus intereses como investigador en las áreas del “conocimiento visual, psicolingüística y relaciones sociales”. En el libro que quizás le ganó más fama, Los ángeles que llevamos dentro (2011), Pinker argumentó que vivimos en uno de los momentos más pacíficos en la historia de la humanidad, en contra de las percepciones comunes y dominantes.

¿Optimismo? Difícil serlo ante el bombardeo diario de noticias sobre tantos eventos trágicos, en tantos lugares y en todos los continentes de la Tierra. No obstante, Pinker mantiene su optimismo, sin ilusiones. Así lo mostró una vez más en un artículo en el Financial Times para recibir la nueva década. (‘The world after tomorrow’, 28/12/2019).

Su primer postulado es creer en el “progreso”, noción en sí misma cuestionada por la ola de la “posmodernidad”, hasta abandonada por amplios sectores intelectuales, muchos de ellos desencantados por los fracasos del experimento soviético. Pero el progreso existe. Es real. Es “un hecho histórico”, asevera Pinker. Así lo demuestran las cifras: los seres humanos viven, en promedio, más años, más saludablemente, con mayor seguridad y bienestar, son “más libres, justos, felices e inteligentes, no solo en Occidente sino en el resto del mundo”.

Ahora bien, tener fe en el progreso no significa creer en una historia de trayectoria unidireccional, mucho menos libre de tropiezos. El progreso, advierte Pinker, no es obra de la naturaleza. Es producto del ser humano, fincado en los últimos siglos en las ideas de la Ilustración, el tema de su libro más reciente, Enlightenment Now (2018).
Progresamos como producto de la “razón y el humanismo aplicados a los avances científicos”.

El investigador advierte
no solo sobre los enemigos declarados del progreso, sino sobre las fuerzas más sutiles que lo obstruyen, incluidos los profetas permanentes del desastre

No es panacea predeterminada. Razón y ciencia han provocado horrores que deben servir contra la complacencia. El progreso tiene además enemigos declarados, serias amenazas señaladas por Pinker, como el autoritarismo y quienes niegan la ciencia.

Importa advertir la lógica en el razonamiento de Pinker: la condición humana se encuentra naturalmente acompañada de dolencias y conflictos. Podemos superarlos.
Pero el progreso “no es inevitable”. El progreso no forma parte de la naturaleza. Hay que conquistarlo. He aquí la paradoja: en los afanes de conquistarlo, con frecuencia los resultados han sido contraproducentes. Considérese tan solo el problema climático, gran reto de nuestros tiempos.

Pinker advierte no solo sobre los enemigos declarados del progreso, sino sobre las fuerzas más sutiles que lo obstruyen, incluidos los profetas permanentes del desastre, para quienes el futuro es siempre apocalíptico. Y de paso sugiere abrir los ojos ante la “invisibilidad” del progreso, sobre todo para una mayoría atrapada por los titulares de prensa, inevitablemente enfocados en los eventos trágicos del día a día.

Es preciso reconocer las señales del progreso. Pinker enumera las más notables en muy diversos campos –en salud, diversidad y género, desarrollo sostenible, paz mundial,...–. Claro que existen quienes desean parar el reloj del progreso, o darle marcha atrás, pero es “poco probable” que lo logren definitivamente.

Pinker, pues, se muestra escéptico ante las predicciones fatídicas que suelen proliferar cuando doblamos la página de los años. Pero se aleja con cautela de cualquier utopía. Un “campeón del progreso”, solo tiene certidumbre sobre un futuro “lleno de problemas, crisis y conflictos”. Enfrentarlos con éxito exige un proceso permanente de aprendizaje de las propias conquistas humanas. ¿Y optimismo? Dosis de Pinker.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.