Desconocer lo desconocido

Desconocer lo desconocido

Los principios que explora Paul Collier deberían orientar las estrategias para enfrentar la crisis.

07 de mayo 2020 , 07:32 p.m.

“Incertidumbre radical”, la llaman los economistas. Viene en diferentes formas: “Conocidos desconocidos” y “desconocidos desconocidos”. Sí, parece un trabalenguas.

Un ‘conocido desconocido’, según aprendí en Wikipedia, es la cancelación de los vuelos aéreos: sabemos que pueden suceder, pero no cuándo. La covid-19 sería en principio un ‘desconocido desconocido’ –nadie sabía de su existencia; ¿y cómo?–. Pero el mudo sabía, sí, de la posibilidad de que un virus de la misma familia se volviese pandémico.

Diagnosticar el problema y formular políticas públicas para contenerlo nos remite, sin embargo, a la esfera de las “incertidumbres radicales”.

Me tropecé con el trabalenguas en un ensayo reciente del economista Paul Collier en el cual explora algunos principios que deberían orientar las estrategias para enfrentar la tragedia global que estamos sufriendo por el coronavirus ('Times Literary Supplement', 24/4/2020). El término ‘desconocidos desconocidos’ ha estado en uso entre los economistas por mucho tiempo, pero fue popularizado por Donald Rumsfeld (exsecretario de Defensa de Estados Unidos) a propósito de la guerra en Irak.

Collier resume muy bien el dilema que enfrentan quienes deben tomar decisiones frente a incertidumbres radicales. “¿Qué debemos hacer?”: “No lo sabemos”.

Aprender de diferentes experiencias es una de las lecciones simples de Collier, aunque ella va de la mano de una de sus propuestas que encuentro más difíciles de aceptar: el cierre de fronteras.

Su ensayo ofrece, no obstante, algunas respuestas que sirven, por lo menos, para reflexionar sobre el tema. Las primeras son generales. Ante lo “conocido desconocido”, sugiere desarrollar capacidades de “resiliencia” motivando el trabajo de grupos de “expertos rivales” en la búsqueda de soluciones. Ante lo “desconocido desconocido”, recomienda “aprender de los otros” e invertir en mayor conocimiento.

Las observaciones de Collier van sobre todo dirigidas al manejo británico de la pandemia, pero contienen referencias relevantes a África (continente al que ha dedicado buena parte de sus investigaciones) y lecciones derivadas de Asia y Europa. Destaco aquí las que encontré de mayor interés.

Primero hay que aprender de los otros. Los “otros” en este caso no son los sospechosos de siempre. Corea del Sur y Taiwán, por ejemplo, desarrollaron estrategias efectivas para contener el virus desde el principio. Pero, advierte Collier, hay una larga tradición en el Reino Unido de resistirse a aprender de experiencias fuera del mundo anglosajón.

Aprender de los “otros” en el mundo ‘subdesarrollado’ ha solido traducirse en seguir los pasos de Europa y Estados Unidos. Hay, claro, poderosas razones para ello. Pero en este caso, Collier identifica los potenciales problemas en África, donde decidieron emular las estrategias europeas en condiciones económicas diferentes.

Segundo, los sistemas descentralizados pueden ser más efectivos que el centralismo. Collier contrasta los casos de Alemania y el Reino Unido: en la una, los exámenes del coronavirus los hacen enteramente las provincias; en el otro, el control central ha limitado las capacidades para realizar test a nivel nacional. “Un sistema descentralizado”, advierte Collier, sirve para aprender de la serie de “experimentos que se suceden en paralelo”. Aprender de diferentes experiencias es una de las lecciones simples de Collier, aunque ella va de la mano de una de sus propuestas que encuentro más difíciles de aceptar: el cierre de fronteras.

Finalmente, el pragmatismo esperanzador debe prevalecer ante las políticas derivadas de ideologías y fanatismos. Collier cierra su ensayo con otra advertencia sabia: no es el momento para levantar el dedo acusador. “Nadie sabía qué hacer, y las equivocaciones eran inevitables. Pero debemos aprender, porque lo inesperado volverá a suceder”.

Eduardo Posada Carbó

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.