Cuentas del coronavirus

Cuentas del coronavirus

Tras la pandemia, la rendición de cuentas es inevitable. Debe servirnos para aprender lecciones.

23 de julio 2020 , 09:25 p. m.

Es una crisis global sin fin pronto a la vista. Quizás sea temprano para formular juicios definitivos sobre su manejo en los distintos países. Pero los balances no se han hecho esperar, sobre todo donde parece que el virus está bajo control. Al salir del confinamiento, crece la demanda ciudadana por la rendición de cuentas.

Ante todo, tales ejercicios deben ser aleccionadores para enderezar rumbos y estar mejor preparados frente al futuro.

‘¿Cómo logró Alemania acertar ante el coronavirus?’ fue el titular de un informe en el 'Financial Times'. La experiencia alemana se cita como ejemplo de efectividad para combatir el problema en Europa, donde otros países lo sufrieron en proporciones catastróficas. Sus autoridades acudieron a medidas menos draconianas. Seis semanas después de la primera muerte, anunciaban la domesticación de la pandemia.

¿Cuál es la fórmula?

Entre las razones señaladas por el 'Financial Times', hay tres que parecen notables. Alemania cuenta con un excelente sistema de salud pública, en el que el Estado ha venido invirtiendo casi sin descanso (a excepción de un receso en 2008). Su estructura descentralizada ha probado enormes bondades durante la crisis.

Al salir del confinamiento, crece la demanda por la rendición de cuentas. Ante todo, tales ejercicios deben ser aleccionadores para enderezar rumbos y estar mejor preparados frente al futuro.

A estas razones institucionales (respaldadas por una robusta economía) se suma el liderazgo de Angela Merkel, cuyo “poder de persuasión” hizo posible niveles de consenso nacional para implementar con éxito las distintas medidas, como las pruebas y rastreos de contactos.

Las alabanzas de los éxitos alemanes contrastan con los balances negativos de la administración de Boris Johnson en Inglaterra. El mismo 'Financial Times' publicó un informe devastador, mientras crecen las exigencias por una consulta pública que permita responder a básicos interrogantes (el quién, qué, cuándo y por qué) respecto de las decisiones frente a la crisis.

Pocas tan cuestionadas como la fecha en que se ordenó el confinamiento. Si este hubiese sucedido una semana antes, admitió uno de los epidemiólogos que aconsejaban al Gobierno, las muertes causadas por el virus se habrían podido reducir “por lo menos hasta la mitad”. A fines de junio, más de 45.000 personas habían muerto como causa de la pandemia en el Reino Unido, país con la tasa de mortalidad más alta de Europa. Es también el país con la más fuerte contracción económica.

Otras voces han intensificado las críticas, enfocadas en las fallas de liderazgo de Johnson. Víctima del virus, hubo momentos de mayor respaldo a su gestión. Pero desde el comienzo se le criticó haber subvalorado la severidad de la amenaza (dejó de asistir repetidamente a reuniones claves). El que su mano derecha hubiese violado las normas del confinamiento, y conservase su posición tras el escándalo, minó la confianza pública en su gobierno.

“Crónica de incompetencia” se titula un artículo de Martin Fletcher en 'New Statesman'. Fueron decisiones entre “opciones desagradables... no puedo saber qué habría hecho yo diferente”, señaló Michael Heseltine, conservador como Johnson, aunque no su aliado –opinión excepcional entre juicios bastante severos–. “La dolorosa conclusión es que el Reino Unido tiene el gobierno equivocado para una pandemia”, expresó 'The Economist'.

No todo ha fallado. Hasta fines de junio, todos los jueves al caer el día, las calles se llenaban de aplausos para los héroes del momento, los trabajadores del Servicio Nacional de Salud. Los paquetes de asistencia económica han sido bienvenidos. Y las noticias sobre los avances de la vacuna alimentan esperanzas.

Pero tras la pandemia, la rendición de cuentas es inevitable. Debe servirnos no tanto para acusar como para aprender lecciones.

Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.