Corononavirus sin librerías

Corononavirus sin librerías

Por fortuna, ni periódicos ni revistas han dejado de circular en estas semanas de aislamiento.

04 de junio 2020 , 09:25 p. m.

‘Esta librería está temporalmente cerrada’, decía el letrero en la ventana de Blackwell’s, la emblemática tienda de Oxford donde he solido ir a buscar inspiración en tiempos críticos. Más impresionante que el letrero era el vacío de su ventana, replicado en la calle desolada del centro de la ciudad que recorría en aquel paseo nocturno a comienzos del confinamiento.

Pude haberme refugiado en mi biblioteca o pegarme a internet. Pero si quería leer sobre historias de pandemias, la primera no servía. Viejo amigo del papel, me cuesta trabajo aún leer en pantalla. Por fortuna, ni periódicos ni revistas han dejado de circular en estas semanas de aislamiento. Los he comprado a montones, y sus recortes adornan hoy todos los rincones de mi habitación.

He intentado alejarme de los titulares de la prensa diaria que, en tiempos de coronavirus, aplastan los ánimos desde el amanecer. En vano, claro. Hago esfuerzos, en cambio, para descubrir perspectivas que ayuden a entender este momento histórico. Tal vez también en vano, en medio de tanta confusión.

Pude haberme refugiado en mi biblioteca o pegarme a internet. Pero si quería leer sobre historias de pandemias, la primera no servía. Viejo amigo del papel, me cuesta trabajo aún leer
en pantalla.

‘Hacia lo desconocido’ fue el titular de 'The Economist' el 1.º de febrero. ¿Una premonición? Lo “desconocido” entonces para la revista era la trayectoria del brexit, aunque su segundo editorial se preguntaba si el nuevo virus se volvería pandémico. Los hechos tendrían que haberle dado una pronta respuesta. Solo a fines de aquel mes 'The Economist' registró en su portada que el covid-19 se había globalizado.

Desde entonces, todas las ediciones de 'The Economist' han estado dedicadas al examen del virus y sus consecuencias. En algunos de sus números, el tema copa casi todas sus secciones: aquellas sobre las distintas regiones del mundo, donde el virus se expandía sin parar; y también, sus más especializadas, sobre ciencia y tecnología, finanzas, libros y artes. Sus obituarios se dedicaron a honrar a las víctimas del virus: matemáticos o músicos notables, pero así mismo héroes del común como Willie Levi.

Si bien un rápido repaso de 'The Economist' en sus últimos dos meses sirve para identificar algunas de las principales preocupaciones que nos dejará la crisis en años por venir, ha sido en las páginas de las revistas literarias donde he encontrado muchas de las lecturas más interesantes en tiempos de la pandemia.

Life and Arts, el suplemento del fin de semana del 'Financial Times', ha invitado a figuras intelectuales a reflexionar sobre el impacto de la crisis. Buena parte de los libros reseñados en The Times Literary Supplement (TLS) ha estado relacionada, de una forma u otra, con el virus, con la participación de filósofos e historiadores, novelistas y politólogos, poetas y economistas, entre otros representantes de las más diversas áreas del conocimiento y de las artes, en un extraordinario esfuerzo colectivo por descifrar el significado de esta coyuntura para el misterioso destino de la humanidad.

Se ha escrito mucho sobre 'La peste', de Camus, en estos días. Un ensayo de Jacqueline Rose en London Review of Books (LRB) motiva, como Camus, a “imaginar el mundo más allá de las agonías de la hora”. Además de otros ensayos y reseñas de libros relevantes, la LRB ha publicado también excelentes crónicas y diarios de experiencias con la crisis que han hecho de la LRB una de mis lecturas favoritas en tiempos de librerías cerradas.

Topos es una tienda de libros de segunda mano en Nueva York que comenzó a tener más clientes que de costumbre cuando se difundía el virus. Su dueño, Benjamin Friedman, relató en el TLS cómo, alarmado, decidió cerrarla el 13 de marzo. Espero que Topos, Blackwell’s y todas las librerías del mundo vuelvan a abrir pronto.

Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.