El diario de la pandemia

El diario de la pandemia

Fang Fang, escritora china, decidió registrar la cuarentena en Wuhan. Lo hizo cada día sin falta.

18 de febrero 2021 , 09:25 p. m.

19 de febrero de 2020: “El fantasma de la muerte sigue acechando a la ciudad de Wuhan”.

Era el día 27 de la cuarentena impuesta sobre una población de 9 millones para contener la pavorosa expansión del coronavirus, tras los primeros contagios en el mercado de pescados de Huanan. Horas después de su anuncio, Fang Fang, notable escritora china residente en Wuhan por más de seis décadas, decidió registrar en un diario esta extraordinaria experiencia.

Emprendió la tarea desde el 25 de enero, inicio del “Año Nuevo Lunar” en la China, época tradicionalmente festiva. Allí comenzó su rutina nocturna de publicar a través de Weibo y WeChat el registro del día. Lo hizo sin falta en unas 60 ocasiones, hasta que se anunció el fin del confinamiento.

26 de enero: “Todo el mundo en Wuhan se mantenía en un estado de parálisis, asustado y sin saber qué hacer, pero hoy parece que la gente ha comenzado a salir de (aquel estado)”. Fueron días de ajuste ante la cuarentena, mientras se esparcían las noticias de una tragedia que tocaba a todos.

El acuartelamiento de Wuhan, como lo narra Fang Fang, “cambió el curso de la propagación del virus” y fue una “decisión correcta”. Pero tomada con tardanza.

“Esperamos que la situación general mejore en cualquier momento”, escribió Fang Fang el 10 de febrero. Las esperanzas duraron poco. 15 de febrero: “Hoy siguen llegando malas noticias... El virus se ha tragado a una familia entera”. El confinamiento se volvió más estricto. 17 de febrero: “Ahora se exige a todos permanecer en las casas todo el tiempo”.

Buena parte del diario de Fang Fang es el triste recuento de una “calamidad” que retrata, en forma impresionante, un amplio cuadro de agonía humana frente al dolor de la muerte. Día a día, Fang Fang siguió los desarrollos de la tragedia gracias a sus comunicaciones con familiares y amigos, entre ellos médicos e investigadores científicos que le permitían informar a sus lectores sobre las dimensiones de la crisis.

Pero su diario es también un relato de cómo transcurrió aquella extraña cotidianidad, en confinamiento compartido, sobre “aquellos pequeños detalles” que ocurrían a su alrededor. 18 de febrero: “En estos días, toda la discusión que puede verse online es sobre cómo comprar verduras y comestibles”. Los pedidos a domicilio se dificultaban por las restricciones de movilidad, superadas solo por las estrategias organizadas en el vecindario.

Estas discusiones sobre “cosas de la vida” eran útiles para alimentar los ánimos: “Nuestros días se parecen cada vez más al clima de hoy (claro y hermoso), lleno de nuevas posibilidades para vivir”. Cualquier rayo de sol servía: “Lo necesitamos para ahuyentar la nube oscura que ha cubierto toda la ciudad y aligerar el dolor acumulado en nuestros corazones”.

Fang Fang no bajó la guardia en días sombríos, como el 11 febrero: “Lo más importante es levantar nuestras cabezas y mirar hacia donde podamos encontrar una luz de esperanza”.

El acuartelamiento de Wuhan, como lo narra Fang Fang, “cambió el curso de la propagación del virus” y fue una “decisión correcta”. Pero tomada con tardanza: Esta y otras críticas al Gobierno motivaron censuras de sus blogs y le ganaron la hostilidad de sectores nacionalistas de extrema. Mas fue igualmente crítica de la “arrogancia occidental”, renuente a aprender de la experiencia china.

Lo ocurrido con el coronavirus, nos dice, es una lección para la humanidad.

El diario de Fang Fang fue publicado en inglés a mediados del año pasado. Como advierte su traductor, los lectores del libro tenemos que hacer un esfuerzo para apreciar su formulación interactiva original, en las redes de internet. Imposible revivir la experiencia de sus lectores en aquel confinamiento. He llegado hasta el registro del 19 de febrero. Pienso seguir el resto día por día.

Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.