Pandemias anunciadas

Pandemias anunciadas

Esta crisis debe dejarnos lecciones para defendernos de próximas pandemias.

17 de septiembre 2020 , 09:25 p. m.

“El nuevo coronavirus puede estar a punto de volverse global”, escribió Debora MacKenzie en la revista New Scientist el 28 de enero de este año.

Cinco semanas después, la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia. Con 36 años de experiencia como periodista especializada en temas científicos para el semanario londinense, MacKenzie es la autora del reciente libro sobre esta crisis planetaria Covid-19. The Pandemic that Never Should Have Happened and How to Stop the Next One (Londres: The Bridge Street Press, 2020).

Es la crónica de una “pandemia anunciada”. El mensaje central de su libro, como ella misma señala, es que mucha “gente había predicho que estábamos próximos a sufrir esta pandemia y, sin embargo, no estábamos preparados”. Si no hemos aprendido la lección todavía, más vale que lo hagamos pronto, pues nos esperan nuevas pandemias, y quizás mucho más graves.

MacKenzie rastrea el origen del covid-19 para responder un interrogante fundamental: ¿Habría sido posible contener el virus desde sus comienzos?

Estamos más advertidos sobre
una próxima pandemia de influenza. Pero lo más preocupante
es la falta de preparación para enfrentar los virus que puedan caernos por sorpresa.

La historia arranca en la ciudad china de Wuhan, donde, en diciembre del año pasado, se detectaron casos de neumonía con síntomas extraordinarios. MacKenzie es cautelosa al señalar responsabilidades –las autoridades chinas tardaron en divulgar la noticia, pero una vez actuaron, después de los anuncios del 20 de enero, lo hicieron con gran efectividad–.

Pero es clara en advertir una lección básica de esta experiencia: mientras más temprano se tomen medidas, más posibilidades existen para contener con buenos éxitos el virus.

El covid-19 fue transmitido a los seres humanos por murciélagos. No se originó en un laboratorio –parte de una teoría conspirativa que ha hecho carrera en algunos sectores–. Siempre ha habido preocupaciones sobre la posibilidad de experimentos de laboratorio con efectos nefastos. No obstante, la comunidad científica ha logrado determinar el origen de esta crisis. Los murciélagos portan un altísimo porcentaje de esos virus.

Importa nuevamente aclarar: el problema, insiste MacKenzie, no se encuentra en los murciélagos. Se encuentra, sí, en la relación de los seres humanos con el mundo natural –en este caso, en los mercados de animales salvajes como los murciélagos que, en algunos lugares, se venden como alimento o se utilizan con supuestos propósitos medicinales–. A los murciélagos hay que dejarlos quietos, entre otras razones porque cumplen importantes funciones en nuestro ecosistema.

MacKenzie no es enemiga de la globalización. Esta es desde hace tiempo una realidad, parte de nuestra compleja existencia. Cerrar fronteras no es una alternativa deseable: la crisis nos ha mostrado sus altos costos. Como los virus no respetan fronteras, lo que se requiere es el diseño de estrategias globales para enfrentarlos. Y sus nuevas amenazas parecen escalofriantes.

“Pocas personas han oído del virus Nipah”, observa MacKenzie: “Francamente, este me asusta de veras”. Estamos más advertidos sobre una próxima pandemia de influenza. Pero lo más preocupante es la falta de preparación para enfrentar los virus que puedan caernos por sorpresa.

Esta crisis debe dejarnos lecciones para defendernos de próximas pandemias. MacKenzie ofrece una lista: invertir más en salud pública e investigación, detectar tempranamente las manifestaciones virales para contenerlas, luchar contra la desigualdad y la pobreza, cambiar nuestra relación con la naturaleza y, sobre todo, fortalecer mecanismos de cooperación global.

Para que los gobiernos actúen se requiere con frecuencia presión ciudadana. Ello exige estar mejor informados: El libro de MacKenzie busca cumplir con este propósito.

Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.