Covid-19 para rato

Covid-19 para rato

No se trata de propagar pánico ni pesimismo. Pero es sabio mantener los ojos abiertos.

15 de octubre 2020 , 09:25 p. m.

“Un rato larguito” fue la respuesta cuando hice la simple observación sobre la prolongación de la pandemia. No se trata de propagar pánico ni pesimismo. Pero es sabio mantener los ojos abiertos.

Bastan los titulares de prensa.

En Cataluña los contagios se encuentran “disparados”, y en Madrid son el doble del promedio nacional. En Alemania, los nuevos casos diarios (5.000) son tantos como lo eran en abril. En Irán se habla de “una tercera ola”. Macron prepara más restricciones en Francia. Johnson anunció esta semana otras medidas para controlar los rebrotes en el Reino Unido.

Las cifras nunca muestran toda la historia, mucho menos si queremos conocer el drama humano de esta enorme tragedia.

En el Reino Unido (este miércoles) se registraron más de 17.000 nuevos contagios, 4.000 personas hospitalizadas y 140 muertes, víctimas del covid-19: todas estas cifras en alza frente a fechas anteriores. La curva ascendente es pavorosa y tiene similitudes (para este lego) con lo sucedido en el ciclo anterior.

En el Reino Unido se registraron
más de 17.000 nuevos contagios, 4.000 personas hospitalizadas y 140 muertes, víctimas del covid-19: todas estas cifras, en alza frente a fechas anteriores.

El Reino Unido está hoy sujeto a un sistema tripartito de medidas, dependiendo del grado de alerta. Buena parte del país sigue en el nivel medio, bajo las restricciones limitadas impuestas en septiembre –por ejemplo, regla de seis personas en reuniones sociales bajo un mismo techo–. Algunas regiones –Liverpool, en el norte del país– han sido puestas en “alta alerta”: nuevos confinamientos.

El paquete de medidas no ha dejado satisfecho a nadie. Algunos conservadores, del partido de Johnson, se oponen a las restricciones. Los consejeros científicos del Gobierno sugirieron un confinamiento nacional de 15 días, “cortacircuitos”, le llaman. El primer ministro parece haber ignorado el consejo. El líder de la oposición ahora lo favorece: “Meses y meses con el virus descontrolado harán mucho más daño a la economía”.

Mientras tanto, se nos dice, “cierta normalidad ha retornado”.

Es una normalidad bastante extraña. Peatones enmascarados podrían asemejarse a un desfile de carnaval, pero, en vez de bailar, caminan apresurados y con movimientos evasivos. Las órdenes a domicilio se dejan en las puertas de las casas tras un timbre, con frecuencia sin esperar acuso de recibo. El mundo del espectáculo se encuentra en suspenso. En desespero, la gente joven puede llenar los bares (que deben cerrarse a las 10 p. m.), pero muchos quizás beban cerveza con ansiedad.

“Es aún temprano para pensar en Navidad”, le dijo un funcionario de la Organización Mundial de la Salud a The Guardian. Tal vez. Pero en tiempos normales es lo que la gente hace: organizar con anticipación la velada familiar, con frecuencia nada fácil.
No ha pasado el Halloween cuando los supermercados comienzan a cambiar las calabazas por decoraciones navideñas. Aún sin estado de ‘alta alerta’, con la regla existente de máximo seis personas en reuniones sociales, la que se avecina será una Navidad de fiestas apagadas.

‘Long Covid’ es el titular de la revista New Statesman. Pero sería errado traducirlo como ‘Covid para rato’ en los términos de esta columna. Ese es el nombre que tiene también la temible modalidad de la enfermedad cuando manifiesta efectos prolongados entre sus víctimas, otro de los horrores de la pandemia.

“Teníamos que esperar”, observó el narrador de La peste, de Camus, como sugiriendo paciencia: “Cuanto más usted espera, más tiempo podrá esperar”. Aunque añadió una nota sombría: “Todo nuestro pueblo vivía sin futuro”. El mensaje de Camus, sin embargo, es de resistencia: solo hay un camino, “luchar contra la peste”. Y de esperanza. Pero es necesario ajustarse a los tiempos de la pandemia, pues tendremos covid-19 para rato.

Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.