Secciones
Síguenos en:
El tema del siglo

El tema del siglo

Las estadísticas horrorizan tanto como las dimensiones descomunales de esta tragedia universal.

29 de abril 2021 , 09:25 p. m.

Cuando se apague la pandemia conoceremos, con el paso del tiempo, el veredicto de la historia. Por el momento, el panorama es de confusión.

Las estadísticas horrorizan tanto como las dimensiones descomunales de esta tragedia universal. Y aunque en algunos países comienza a verse la luz al final del túnel, otros vuelven a sufrir nuevas olas, con nuevas variantes del virus que acaba con más vidas, obliga a nuevos confinamientos y afecta la economía y la vida social.

Una ligera mirada a las cifras sugiere cautela antes de establecer simples correlaciones entre la tragedia, las medidas adoptadas y las condiciones políticas y económicas de los distintos países. Algunos informes, por ejemplo, destacan que el mayor número de muertes ha ocurrido en Estados Unidos, Brasil y México, y que, hasta comienzos de marzo, casi el 40 por ciento del total de muertes por covid-19 han ocurrido en Latinoamérica (Latin American Newsletter, 4/21).

Tal es el doloroso cuadro si solo se miran las cifras absolutas –y si se asume que todos los países del mundo están registrando sus respectivos casos por igual–. Otro resultado se obtiene si observamos el número de muertes por habitantes. Los registros de Johns Hopkins muestran un cuadro algo sorprendente, quizás, para un lector solo ocupado en Latinoamérica.

Una ligera mirada a las cifras sugiere cautela antes de establecer simples correlaciones entre la tragedia, las medidas adoptadas y las condiciones políticas y económicas de los distintos países.

Según sus informes del 28 de abril, los nueve países con mayor número de muertes por 100.000 habitantes se encuentran en Europa oriental. Cierto, incluye países diminutos, como San Marino, pero la lista la encabeza Hungría. Los tres siguientes países son todos de Europa occidental: Bélgica, Italia y el Reino Unido.

Brasil y Perú aparecen en los renglones 13 y 14. Les siguen Estados Unidos, Polonia y Croacia. Latinoamérica reaparece con México (número 18), seguido de España y Portugal. Es decir, entre los veinte primeros países más afectados por el virus (medidos en muertes por habitantes) se encuentran tres latinoamericanos –el resto lo forman países europeos y Estados Unidos–.

De ninguna manera estoy sugiriendo minimizar la tragedia en nuestra región –nos ha tocado a todos–. Pero importa apreciar lo sucedido bajo lentes comparativos. Es claro, también, que el número de muertes no es la única forma de medir las dimensiones de la tragedia –habría que sumar el número de casos, o extender el análisis a las crisis económicas y sociales en desenvolvimiento–.

He querido simplemente llamar la atención sobre la necesidad de mantener perspectivas ante una crisis eminentemente global y tan compleja. Desde el comienzo de la crisis he encontrado similarmente compleja la relación entre regímenes políticos y las medidas adoptadas, o entre las dimensiones de la tragedia y los niveles de desarrollo en las distintas regiones del mundo.

Gobiernos de izquierdas o derechas, como Brasil y México, manifestaron actitudes parecidas ante el virus, pero tomaron medidas económicas distintas y en apariencia contrarias a lo que se esperaría de ellos: expansivas en el primer caso, austeras en el otro. Países que adoptaron duras medidas de confinamiento han sufrido números relativos de muertes cercanos a los que tuvieron políticas más relajadas –la posición de Suecia es bastante ilustrativa–.

Y cuando se observa que entre los primeros cincuenta países afectados por el virus (en términos de muertes por número de habitantes), solo tres están en regiones distintas de Europa y las Américas, se vuelve más evidente la necesidad de ser cautelosos ante la tentación de simplificar sobre las explicaciones del problema.

Otros, con mayores conocimientos científicos, sabrán explicarlo mejor. ¿Perplejidad? Esta crisis global exige interpretaciones globales.

Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.