Tragedia anunciada

Tragedia anunciada

Debemos lograr que la calidad del aire sea parte esencial del próximo plan de gobierno.

03 de marzo 2019 , 12:03 a.m.

La reciente emergencia ambiental relacionada con elevados niveles de contaminación atmosférica en Bogotá es una tragedia anunciada que a nadie debería sorprender. Técnicos y académicos han denunciado por largo tiempo la falta de voluntad política para hacer frente a este problema. En ausencia de medidas que resuelvan las causales de la contaminación, el resultado es evidente y esperable: la polución del aire seguirá siendo parte de nuestras vidas y continuará empeorando. Bajo dicha tendencia, también observable en ciudades como Medellín, las consecuencias negativas sobre la salud y calidad de vida serán cada vez más graves y frecuentes.

Más aún, ni los vientos alisios son la causa de la emergencia ni vamos a poder resolver nada si se insiste en utilizar artilugios estadísticos para evadir responsabilidades y justificar medidas antitécnicas como la restricción para vehículos particulares (los cuales poco aportan al inventario de emisiones de material particulado en la ciudad). Sumado a la falta de interés de las autoridades distritales, ignorar la ciencia a la hora de diagnosticar es receta ideal para perpetuar los problemas.

De esta forma, los habitantes de la capital debemos tener conciencia de que los gobiernos de turno son corresponsables de aquellas situaciones en las que nos ardan los ojos o nos moleste la garganta, o cuando un familiar que tenía un asma simple empiece a padecer mayores dificultades de salud. También son corresponsables de los miles de visitas que haremos con nuestros niños a salas de urgencia cuando ellos enfrenten episodios de enfermedad respiratoria aguda.

Entidades como el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud, entre otras, han declarado la contaminación atmosférica como una de las mayores prioridades para la agenda pública de los centros urbanos. Millones de personas mueren cada año en el mundo por causas directamente atribuibles a la polución del aire, la cual genera costos sociales y económicos del orden de millones de millones de dólares al año. Para el caso local, este fenómeno mata centenares de bogotanos y nos cuesta cerca de dos billones de pesos cada año.

Los mismos argumentos y guarismos se han repetido incansablemente por más de una década, sin lograr mayor recibo o sensibilidad por parte de quienes han gobernado la ciudad. No pasó nada significativo en administraciones previas ni tampoco en la actual. Esto se debe a que, si bien existen desde hace tiempo diagnósticos claros y planes concretos para mejorar la calidad del aire, las medidas por implementar requieren esfuerzos económicos de parte de algunos sectores, lo cual afecta intereses particulares y electorales.

En tal contexto, la actual crisis ambiental puede resultar de utilidad para la campaña a la alcaldía de Bogotá que está por comenzar. Debemos lograr que la calidad del aire sea parte esencial del próximo plan de gobierno. No a través de discursos grandilocuentes, sino mediante compromisos concretos y amparados en la técnica y el conocimiento que ya tiene la ciudad. Esto, sumado a la disposición corajuda de hacer frente a las fuentes que nos contaminan, enferman y matan.

Que los candidatos y candidatas nos cuenten cómo es que van a liberarnos de las emisiones diésel y de las descargas descaradas e incontroladas de las chimeneas industriales. Y que nos cuenten también si van a tener la voluntad de enfrentar el complejo fenómeno de la motocicleta, tan importante para la economía y movilidad local como significativo en el conjunto de las peores fuentes de contaminación. Si estos temas no están en sus planes, ojalá les hagamos saber que mejor ni aspiren a la silla principal del Palacio de Liévano.

EDUARDO BEHRENTZ

Sal de la rutina

Más de Eduardo Behrentz

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.