Ruido criminal

Ruido criminal

La convivencia en centros urbanos de alta densidad demanda empatía y respeto por el prójimo.

04 de septiembre 2018 , 12:00 a.m.

Todos hemos sufrido por la parranda de la casa de enfrente con orquesta y potentes altoparlantes en una noche de jueves en la que necesitamos descanso. Muchos otros hemos padecido que a pesar de reclamos y múltiples llamadas al cuadrante de la policía del barrio, nada pasa; y la rumba continúa impune hasta altas horas de la madrugada. Algunos otros lo siguen lamentando: este escenario se repite varias veces al mes sin que les importe a las autoridades competentes, sentando las bases para un desenlace que parece inevitable, en el que problemas entre vecinos se convierten en actos de violencia.

La convivencia en centros urbanos de alta densidad exige paciencia y entendimiento de nuestras diferencias, al mismo tiempo que demanda empatía y respeto por el prójimo. Tengo derecho a celebrar el triunfo de mi deportista favorito mientras preciso darme cuenta de que la familia que vive en el apartamento contiguo incluye a un bebé de tres meses. Sin embargo, esto no siempre se logra de forma espontánea, por lo que necesitamos del Estado y su misión regulatoria.

En días recientes se conoció que la Corte Constitucional no logró acuerdo sobre la demanda presentada en contra del artículo 33 del Código de Policía, el cual habilita a la Fuerza Pública para ingresar a una vivienda en la que se haga uso abusivo de equipos de sonido con el fin de reducir su volumen y terminar la afectación. 4-4 quedó la votación en ausencia de una magistrada, y ahora hay que esperar la posición del notable Juan Carlos Henao, quien fue designado conjuez en el sorteo correspondiente.

No existe sociedad desarrollada en la que sea prerrogativa de un ciudadano generar ruido de más de 65 decibeles en altas horas de la noche.

Resulta pertinente resaltar que una posición ideológica en favor del pensamiento liberal no debe confundirse con falta de autoridad ni puede afectar los principios de civismo y fraternidad. Un buen ejemplo de esto es el estado de California (EE. UU.), una de las sociedades más progresistas del mundo y donde se han generado sendos precedentes en favor de las minorías y la autodeterminación. Todo esto mientras que el vecino ruidoso que ignora los llamados a reducir el volumen o a silenciar su mascota puede terminar en la cárcel o ser objeto de órdenes de restricción y multas significativas. La Ley en el estado más rico de la unión americana –y así la ejercen sus jueces y policías– es diáfana al diferenciar entre libertad y anarquía, así como para entender el balance entre deberes y derechos.

Por otra parte, nuestra sociedad es menos sofisticada en sus análisis y solemos ser presa fácil del populismo y la majadería libertaria. ¿A quién se le ocurre que un policía puede entrar a mi casa sin orden judicial?, es la pregunta que nos trasnocha, ignorando que el verdadero absurdo es que nos parezca aceptable que el actuar individual prime sobre el bienestar colectivo.

En otra dimensión de esta discusión, es legítima la preocupación por posibles abusos de la Fuerza Pública, no solo por eventuales excesos en la forma de intervenir en las situaciones antes citadas sino también por el uso incorrecto del instrumento jurídico que los habilita para ingresar a una residencia privada. Esto, sin embargo, debe entenderse como un desafío para resolver por los altos mandos y el Ministerio de Defensa, en lugar de ser justificación para no hacer nada.

Al doctor Henao y la Corte: entérense como parte de sus reflexiones de que no existe sociedad desarrollada en la que sea prerrogativa de un ciudadano generar ruido de más de 65 decibeles en altas horas de la noche. Siendo el Código de Policía un paso en la dirección correcta, ojalá que la misma Corte que tantas victorias nos ha dado para la protección de los derechos colectivos no pierda la oportunidad de ratificar que estos se garantizan cuando tenemos claros nuestros deberes.

EDUARDO BEHRENTZ

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.