¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

¿Volveremos a las oficinas?

El contacto social y las reuniones continuarán, pero en otro escenario al que nos acostumbraremos.

Diego Santos
De las muchas preguntas que nos está dejando la pandemia, esta es una de las más importantes. Y si bien es cierto que muchos volveremos, también lo es que varias empresas, entre ellas verdaderos colosos a nivel mundial, están contemplando migrar a modelos de trabajo remoto para muchos de sus empleados.
Ocho meses después de que cientos de miles de compañías del planeta se vieran forzadas a continuar sus operaciones desde los hogares de sus empleados, varias de ellas se dieron cuenta de que sus niveles de productividad no se vieron afectados. El covid-19, casi sin quererlo, les permitió evaluar la ecuación de sus operaciones sin la variable del costo de oficinas.
Respaldados por conectividades robustas y unos programas de ‘hardware’ y ‘software’ seguros y confiables para conectar a sus trabajadores, los ejecutivos de varias compañías sopesan hoy reducir al máximo el uso de oficinas. Y es que toda crisis conlleva cambios y ajustes a nuevas realidades. Este seguramente será uno de ellos.
Microsoft, una empresa con 163.000 empleados, anunció la semana pasada que le ofrecería a sus trabajadores la posibilidad de trabajo virtual la mitad de sus jornadas o hacerlo tiempo completo con la anuencia del jefe.
En mayo, Twitter, que venía analizando esta opción desde 2018, informó que aquellos que no tuvieran la necesidad de presencialidad para realizar sus actividades podían trabajar de manera remota siempre. Slack también tomó una decisión similar. En Colombia es Rappi la que tiene pensado aplicarlo.
Las ventajas del trabajo virtual son muy atractivas tanto para empresas como trabajadores. Para las primeras, reducción sustancial de costos y un incremento de eficiencia y productividad. Para los segundos, una mejor calidad de vida al reducir sus desplazamientos al trabajo y una mejora en sus finanzas, pues se ahorran esos gastos diarios de transporte y comida por fuera que merman silenciosamente el flujo de caja.
Pese al cambio que se avecina, este se hará de manera gradual. Probablemente nos tome al menos una década llegar a un mundo en el que las oficinas tal cual las conocemos sean una cosa del pasado, pero lo importante es que la rueda ya comenzó a andar y eso nos obliga a entender el fenómeno. En medio de las discusiones que se darán entre los que abogan por trabajo remoto y los que no, tanto trabajadores como empresas y políticos debemos conocer los retos y el marco sobre el que regirá esta nueva estructura.
Para Twitter, la flexibilidad para los trabajadores es la “cuarta revolución industrial”, ya que cambiará totalmente la forma en la que trabajamos. “El futuro del trabajo está en ofrecer mayores opciones a los empleados”, explicó la gerente de Recursos Humanos, Jennifer Christie.
Otros no son tan optimistas. ‘The Economist’, en su más reciente edición, entiende que estamos viviendo esta transición, pero anticipa que causará mucho daño. Según el semanario, reducir las reuniones a Zoom, eliminando los viajes internacionales, contraería en un 17 por ciento el producto mundial bruto.
Independientemente del lado en el que usted esté, ya abundan los análisis que tenemos a nuestra disposición para saber hacia dónde vamos. Esta virtualidad no necesariamente limitará el trabajo en equipo, ni se reducirá a permanentes encuentros vía Zoom. ‘The Economist’ asegura que se desarrollarán espacios virtuales inmersivos muy similares a los que ya existen en los videojuegos. Es decir, no hemos visto nada de lo que se viene.
El contacto social, la salida a almorzar entre colegas de trabajo, las reuniones presenciales y la construcción de redes de contacto continuarán, pero en otro escenario al que nos acostumbraremos. Como dice un colega de trabajo con el que ya no compartiremos oficina, “vivimos en tiempos asombrosos”.
DIEGO SANTOS
Consultor digital
diegosantos1978@gmail.com
Diego Santos
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO

Más de Redacción