Los cambios que traerá el poscovid

Los cambios que traerá el poscovid

El futuro es tecnológico. Las empresas tendrán que replantear sus operaciones y modelo de negocio.

15 de noviembre 2020 , 09:39 p. m.

Es probable que el covid-19 no cambie de manera sustancial la forma como nos comportamos. Seguramente seguiremos siendo los mismos atarvanes de siempre, pensaremos primero en nosotros antes que en los demás y el poco grado de empatía y solidaridad que pudo surgir durante el 2020 se esfumará tan rápido como la promesa de un político. La sociedad seguirá siendo la misma y no empezaremos otra era, como la que sí parece iniciar la revista Semana.

Pero una cosa es la sociedad y otra, la industria. La pandemia forzó a muchos sectores a replantear sus operaciones y en algunos casos hasta el modelo de negocio. Para el mundo empresarial sí habrá un antes y un después del coronavirus.

En medio del caos y la incertidumbre, emprendedores y ejecutivos se han sentado a evaluar las ecuaciones de sus negocios para ver qué variables eliminar y cuáles incorporar. Entonces, ¿a qué tendremos que acostumbrarnos? Aunque la normalización del trabajo a distancia ocupa gran parte de la discusión, puede que esta represente la menor de las modificaciones. La digitalización de las empresas y sus procesos disparará la demanda de ingenieros, desarrolladores y gestores de datos. El futuro es tecnológico, y el nivel de competitividad de un país va a estar en la mano de obra capacitada que tenga en este segmento. Colegios y universidades tendrán que fortalecer sus apuestas en estas materias.

Con una fuerza laboral que va a migrar en grandes volúmenes al teletrabajo, la necesidad de implementar estrategias sólidas y seguras de computación en la nube, conexiones remotas, administración de sistemas y ciberseguridad, entre otras, serán fundamentales para el éxito de cualquier negocio. Y no es un tema exclusivo de las empresas tecnológicas, sino también en otros sectores más.

Pese a las grandes penurias que nos pueda haber traído la pandemia, este año se moldeará la forma como operará el planeta en los próximos 30 años. Viviremos en un ecosistema mucho más flexible a nivel laboral. Las grandes moles de cemento donde se aglutinaban miles de empleados y que eran reflejo del poder corporativo serán recuerdos de museo, museo digital, claro está. La gran sede de cada multinacional no tendrá punto fijo, sino que se distribuirá a lo largo y ancho de varios países desde los hogares o pequeñas oficinas. Otro de los grandes cambios del mundo empresarial será que la concepción de productos y servicios virará hacia el campo de las experiencias. A su vez, se buscarán perfiles que los ayuden a gestionar bien el manejo de big data, la inteligencia artificial y la integración de las TIC.

Mientras esto sucede, es bueno pensar en Colombia. ¿Dónde estamos? ¿Habremos entendido lo que está sucediendo? Hay de todo. Adolecemos de personal cualificado, pero a su vez tenemos una empresa como Rappi, que nos muestra el camino.

Independientemente de las profundas diferencias que tenemos sobre la situación laboral de los ‘rappitenderos’, los colombianos estamos perdiendo el norte en una discusión que nos evita entender que tenemos, en nuestro propio país, una de las empresas más revolucionarias de nuestra historia, y bien haríamos en entender y replicar gran parte de su modelo. Colombia, por una vez, no dejemos pasar este tren, el tren del futuro.

DIEGO SANTOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.