La hora clave de la educación

La hora clave de la educación

Inversiones en ‘ed-tech’ podrían ser la gran oportunidad para ofrecer una educación sólida y digna.

05 de octubre 2020 , 12:25 a. m.

Una de las pocas industrias que se habían mantenido casi impertérritas a los revolucionarios avances del mundo digital era la educativa. Esto no quiere decir que tanto universidades como colegios no hayan estado investigando sobre cómo adaptarse a los nuevos comportamientos y necesidades de los estudiantes, pero han sido lentos en su implementación, bien por falta de recursos o por las complejidades de cambiar unos modelos tan arraigados.

No obstante, la pandemia, por difícil y compleja que haya resultado para estudiantes y centros docentes, puso sobre la mesa un debate que quizás muchas instituciones han tratado de evadir durante mucho tiempo y uno que ya no da espera para plantear soluciones. Preguntas como hacia dónde va la educación o cuál debe ser la nueva apuesta y estructura de universidades y colegios frente a unos clientes/audiencias con cada vez más poder de decisión sobre cómo prepararse no pueden ser pospuestas más.

Plantear esta discusión en torno a las ventajas y desventajas de la virtualidad es un error, no por otra razón que la virtualidad es apenas el ecosistema en el que convivirán los múltiples modelos de educación que están surgiendo en estos tiempos. Las escuelas seguirán existiendo, así como las universidades, pero ya no serán los únicos epicentros que formen a la ciudadanía. Y quizás tampoco los más relevantes. He ahí el punto.

El sector educativo es hoy un mercado donde bullen todo tipo de oportunidades. Ciertos fondos de inversión están invirtiendo miles de millones de dólares en todo lo relacionado con ‘ed-tech’. Un ejemplo es ETS Strategic Capital, que recién creó su unidad de educación con una bolsa de 1.500 millones de dólares. Según una entrevista a su director, hay un potencial enorme en colegios, educación superior, cursos para ejecutivos, talleres para empleados e idiomas.

La pandemia nos mostró que el estudio remoto llegó para quedarse. Quizás no tanto en las edades tempranas de la enseñanza, pero en lo que tiene que ver con adolescentes y adultos, las apuestas van encaminadas hacia la creación de cursos flexibles que incorporen inteligencia artificial, ‘machine learning’, realidad virtual, realidad aumentada, lenguaje natural procesado, manejo de identidad y biométrica.

Algunos señalan que la virtualidad es coyuntural y que pronto volveremos al sistema de siempre. La integridad de los exámenes, argumentan, solo se garantiza en las aulas. Incorrecto. Varias empresas están perfeccionando la supervisión remota (‘remote-proctoring’), una tecnología que permite que los alumnos tomen los exámenes desde sus hogares con todas las garantías para los profesores. ¿Cómo? A través del video, un sistema monitorea al examinado permanentemente y busca comportamiento anómalo para detectar una trampa.

En fin, el hecho es que tanto papás como alumnos y docentes no pueden quedarse enfrascados en una discusión sobre el estudio remoto. La conversación tiene que virar hacia el entendimiento del ed-tech y cómo este moldeará la forma en la que nos preparamos. El Gobierno, por supuesto, no puede estar ajeno a esta conversación, sobre todo en flexibilizar su dictatorial marco regulatorio que tiene maniatados a colegios y universidades.

Colombia cuenta con emprendimientos que figuran entre los más innovadores en América Latina, como Griky y Pencil. El primero ayuda a las universidades a digitalizar su contenido y el segundo es un puente de comunicación entre profesores y padres. Es un buen comienzo, pero falta más apoyo y una mayor flexibilidad en los métodos de aprendizaje.

Un buen liderazgo con atinadas inversiones en ‘ed-tech’ podría ser la gran oportunidad que estaba esperando Colombia para otorgarle a sus ciudadanos, jóvenes y adultos, una educación sólida y digna. Ojalá no perdamos este tren.

DIEGO SANTOS
Consultor digital
diegosantos1978@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.