Secciones
Síguenos en:
Colombia, ¿paraíso para nómadas digitales?

Colombia, ¿paraíso para nómadas digitales?

Bogotá se está convirtiendo en una ciudad desconectada de sus habitantes.

12 de septiembre 2021 , 09:47 p. m.

Los nómadas digitales son un grupo de personas, principalmente ‘millennials’ con estudios en profesiones creativas, que dejaron atrás la estabilidad de sus trabajos, la mayoría en grandes ciudades, y emigraron a lugares paradisiacos para continuar con sus carreras, trabajando de manera remota con una buena conexión a internet.

Aunque el fenómeno de estos no es numeroso aún, cada vez es más grande dicha comunidad. Tanto así que, en los últimos años, sociólogos, demógrafos, economistas y docentes universitarios los han empezado a estudiar con detenimiento, puesto que aseguran que esta tendencia de la que empezamos a ser testigos no será la excepción, sino la regla, en las próximas décadas.

Al contrario de lo que se suele pensar, no es este un grupo de muchachos inmaduros que desconocen la valía de un trabajo estable. Es un grupo que representa un movimiento vanguardista que reclama calidad de vida y rechaza, de manera tajante, la relación tradicional empresa-trabajador. ‘La vida es muy corta para perseguir los sueños de los otros’, pareciera ser su frase de cabecera.

Los nómadas “no están dispuestos a aceptar la realidad que le presenta la sociedad y la cual nos ha regido en los últimos 80 años”, señalan Rachel A. Woldoff y Robert C. Litchfield en el libro ‘Nómadas digitales’, uno de los textos más serios sobre la materia. La libertad de movilidad y el manejo de su propio tiempo son condiciones innegociables para ellos. Y eso es lo que buscan, inclusive por encima del dinero.

El crecimiento de este movimiento está muy ligado al fracaso de las grandes urbes en entender hacia dónde va el mundo. Ciudades como Nueva York, Londres, Toronto, Sídney, y hasta Bogotá, entre otras, no supieron crear estructuras que garantizasen que los ingresos salariales crecieran de acuerdo con el incremento del costo de vida. Hoy, vivir y gozar en alguna de estas metrópolis es casi que imposible en términos económicos para la mayoría.

El dos veces alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, es quizás una de las pocas personas en el mundo que entienden este problema. Ha reiterado hasta el cansancio que nuestras ciudades no pueden seguir creciendo de forma desorganizada y con una planificación que no gire en torno a las expectativas laborales de las nuevas generaciones. Las ciudades, señala, deben estructurarse de forma tal que sean imanes de talento y cunas de inspiración, creatividad y calidad de vida.

Quizás por ignorar esa visión a largo plazo de Peñalosa, Bogotá se está convirtiendo en una ciudad desconectada de sus habitantes. No obstante los esfuerzos que se han hecho para lograr lo contrario, cada vez son más las voces que consideran que la capital no es el lugar adecuado para invertir su tiempo ni desarrollar sus respectivas carreras. Dicho de otra manera, Bogotá está perdiendo su atractivo y, de paso, su nivel de competitividad.

Pero si Bogotá tiene este gravísimo problema, y le tomará varios años reinventarse, otras ciudades colombianas tienen ante sí una gran oportunidad de readaptarse y crear un entorno laboral propicio para florecer en el entorno de los nómadas digitales. Medellín, por ejemplo, lo ha sabido comprender a medias, y ya figura entre uno de los destinos para esa comunidad.

Pero qué tal Bucaramanga, Cartagena, Santa Marta, Pereira, Barranquilla o Manizales. Unas urbes intermedias con el potencial para recibir a decenas de miles de trabajadores de todo el mundo con talentos varios.

Ojalá los colombianos pudiéramos dejar de ser tan acomplejados y de dar por sentado que no podemos hacer grandes cosas. Nuestro país se ha destacado por desaprovechar muchos trenes del progreso por esta mentalidad. Ya va siendo hora, en pleno siglo XXI, de ganarnos un puesto en la mesa de los adultos.

DIEGO SANTOS
Analista digital
diegosantos1978@gmail.com

(Lea todas las columnas de Diego Santos en EL TIEMPO aquí).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.