close
close
Secciones
Síguenos en:
Ábranles campo a los creadores de contenido

Ábranles campo a los creadores de contenido

La creación de contenido debería ser una carrera. Es un arte con un potencial de desarrollo enorme.

05 de diciembre 2021 , 10:34 p. m.

Hasta donde sé, el creador de contenido no es una profesión aún. Se entiende como una habilidad o una afición de los jóvenes.

En las universidades no existe una carrera como tal y, si alguien nos dice que es un creador de contenido, inmediatamente se nos viene a la cabeza un ‘youtuber’ o un influenciador, que, ojo, estos dos tampoco son lo mismo.

Creadores de contenido ha habido a lo largo y ancho de la historia. Los escritores, pintores, cineastas, guionistas y periodistas son creadores de contenido, pero su disciplina tiene una definición clara y específica, la de la profesión a la que pertenecen.

El término ‘creador de contenido’ está más ligado al mundo digital, y hoy proliferan estos creadores en todo el mundo. Colombia, claro está, no es la excepción.

Cualquier persona que con cierta frecuencia genera un texto, foto, video o audio, y lo publica en una plataforma digital, es un creador de contenido. La mayoría son jóvenes, que quizás estén empezando sus carreras, pero seguramente dejarán de lado esa creatividad para emprender vidas laborales en profesiones establecidas y que garantizan ingresos económicos.

Pero también hay adultos que, en sus tiempos libres, se sientan frente a sus computadores para elaborar contenido.

La creación de contenido es un arte, un arte con un potencial de desarrollo enorme, no solo para quienes lo desarrollan, sino también para múltiples compañías de distintas industrias.

Desconozco si hay estudios serios que estén analizando este universo, donde confluyen a diario, de manera libre y sin restricciones, millones de ideas y planteamientos que nos deben enseñar mucho sobre cómo está avanzando el pensamiento de la sociedad. En caso negativo, las universidades tienen ante sí una gran oportunidad.

Cuando una persona se sienta a escribir una reflexión en su blog, o graba una conversación para poner en un pódcast, o filma sobre la reseña de un producto, está generando un punto de encuentro para que la audiencia, sea grande o pequeña, reflexione, se informe o se entretenga.

Decenas de miles de colombianos lo hacen a diario, y probablemente casi todos, sin método ni estructura. Algunos porque no saben y otros porque no les queda tiempo para hacerlo bien.

Esto es una verdadera lástima, porque todo ese torrente de contenido, muchísimo más útil de lo que pensamos, termina perdiéndose porque estos creadores ven que su tiempo y esfuerzo se quedan en unas publicaciones que consumen no más de una docena de personas.

Abogados, científicos, periodistas, filósofos y profesores, por mencionar solo algunos, que nos están compartiendo su conocimiento, u ofreciendo conocer su particular modo de ver o interpretar el mundo, dejan de hacerlo por falta de “resultados”.

La creación de contenido debería ser una carrera. Debería tener método, estructura. Debería brindar guía a aquellos que decidan emprenderla y tener cabida en el mundo profesional, para ya desprenderse de esa etiqueta de ser una experiencia “youtuber”. Por ejemplo, el doctor Óscar Rosero, quien es endocrinólogo, encontró un maravilloso impulso cuando se dedicó a crear contenido en Instagram. Allí aplicó todo su conocimiento y expandió su nombre a todos los rincones de América Latina. Él fue disciplinado, autodidacta y, sobre todo, constante.

Pero no todos son como el doctor Rosero ni tienen su paciencia. Hay muchos que necesitan una línea definida sobre la cual caminar. Tanto jóvenes como adultos que tienen muchas cosas por aportar brillarían aún más con una carrera en la que aprendieran de creación de contenido, de su estructura, de su divulgación, de estrategias.

Si las universidades no le jalan a esto, alguien más lo hará, y perderán una gran oportunidad de negocio. Quizás suene descabellada la apuesta, pero ahí hay una mina de oro.

DIEGO SANTOS
Analista digital
diegosantos1978@gmail.com

(Lea todas las columnas de Diego Santos en EL TIEMPO aquí).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.